Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Usuarios de Las Alcaravaneras denuncian botellones y vandalismo

Los bañistas han detectado en los últimos meses mayor suciedad, rotura de mobiliario urbano y una sensación creciente de «inseguridad» en la playa

Casetas por la noche en la playa de Las Alcaravaneras.

Usuarios de la playa de Las Alcaravaneras denuncian botellones y actos vandálicos, principalmente al caer la tarde y por la noche. Suciedad, rotura de mobiliario urbano, escándalos y una sensación creciente de «inseguridad». Quienes frecuentan esta parte del litoral de Las Palmas de Gran Canaria y más concretamente los locales que hay bajo el paseo aseguran que la situación se ha visto agravada a lo largo del año hasta convertirse en «horrorosa»; alertan también de que cada vez pernoctan allí más personas sin hogar.

«La situación ha empeorado mucho en los últimos ocho meses», apunta una usuaria de estos locales que ha preferido permanecer en el anonimato. «Siempre ha habido algún que otro sin techo en la zona, pero esos eran más tranquilos y no molestaban, ahora es que está viniendo de lo peor», añade. Y es que, según esta bañista, suelen juntarse varios grupos llegando a superar las «más de 30 personas» a la vez, además de los numerosos sin techo que pernoctan en la zona.

Desde la concejalía de Seguridad y Emergencias del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, con Josué Íñiguez al frente, aseguran que la Policía Local realiza un patrullaje específico en las playas de la ciudad, incluida Las Alcaravaneras, y que «no se ha registrado una especial incidencia en la zona». Según las fuentes, el cuerpo lleva un año desarrollando un dispositivo anti botellón -principalmente para evitar contagios de Covid- «pero, en cualquier caso, se están llevando a cabo refuerzos puntuales donde se estima oportuno».

La torre de vigilancia de la playa recibe desde mayo al menos dos ataques, según los técnicos

decoration

Los técnicos de Ciudad de Mar, en cambio, llevan meses detectando el aumento del vandalismo en esta playa de la capital grancanaria, con especial incidencia en el mobiliario urbano, según apuntaron a este periódico el pasado mes de septiembre. La torre de vigilancia, desde que se estrenara en mayo, ha sufrido al menos dos asaltos -en uno rompieron el mástil de la megafonía para dar anuncios a los bañistas- y esta semana la concejalía ha decidido guardarla hasta la temporada alta de baño del próximo año «para garantizar su conservación». También han denunciado daños en la tarima del solárium, con roturas, rajones y partes arrancadas.

Daños en las papeleras de Las Alcaravaneras reportados por el Ayuntamiento.

Daños en las papeleras de Las Alcaravaneras reportados por el Ayuntamiento. LP/DLP

Por otro lado, esta usuaria señala que «todo empezó cuando estalló la crisis migratoria», momento en el que varios pasaron a malvivir en un local bajo el paseo que se utilizaba esporádicamente a modo de trastero. A esto se le han añadido una serie de casetas que han proliferado por la arena. «Entendemos que esta gente no tiene alternativa, pero deberían buscar una solución», indica.

Recalca, sobre todo, la presencia de basura en la playa por las mañanas, con restos de botellones, y también han visto luminarias rotas. «No tienen cuidado con el entorno», precisa. Incluso, «sabemos que tienen peleas entre ellos, con reyertas, porque hemos visto a cada momento charcos de sangre en el suelo». Durante el día, aclara, «otros nos increpan pidiéndonos dinero»; esto les ha provocado que la sensación de inseguridad haya ido a más, «tenemos miedo ya de salir, no puedo irme sola después de entrenar».

Esta usuaria denuncia también que muchos de estos presentan una actitud de «agresividad». De hecho, en julio a plena luz del día se produjo una pelea a navajazos entre dos parejas, de tal manera que uno acabó herido leve -quien se escondió entre los bañistas- y otro detenido.

Otros usuarios, en cambio, alertan de la «sensación de inseguridad» que hay en el paseo desde su última reforma en el lado más cercano a Torre Las Palmas. Al eliminar las luminarias a modo de farolas de la avenida marítima para ampliar el carril bici la zona ha quedado casi «a oscuras».

La seguridad, a debate en el pleno

El grupo del Partido Popular propondrá en el pleno municipal de este viernes la puesta en marcha de un plan de seguridad especial para los barrios de Vegueta y Triana extensible a otras zonas comerciales abiertas de la capital grancanaria; esta incluye la petición a la Delegación del Gobierno para que autorice el incremento del número de cámaras de seguridad en la zona para un mayor control. Los vecinos del casco histórico llevan semanas alertando del aumento de los botellones, peleas y otros incidentes en zonas como la plaza de Las Ranas o la calle Mendizábal. Los populares, de la mano de la concejala María Amador, también incluirán en dicha moción la situación que vive la plaza de Los Bomberos, en La Isleta, lugar que «se ha convertido en un punto negro» con casas ocupadas, robos y trapicheo. | A. V.

Compartir el artículo

stats