Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Obituario

La playa de Las Canteras despide a Rita, «la floristera» de las noches

Vecina de Lomo del Chinche, falleció tras una vida que deja la huella de su tiempo de rosas

Una clásica imagen de Rita con sus flores por el paseo. | | MIPLAYADELASCANTERAS.COM

De Lomo del Chinche han salido figuras como el futbolista Jesé, hoy estrella de la UD Las Palmas, pero de allí también procedía Rita, «la floristera» de las noches de la playa de Las Canteras. La ciudad más playera, más noctámbula y bohemia, llora la muerte de Rita, como se lee en el digital miplayadelascanteras.com.

La vendedora de rosas de las noches de la playa de Las Canteras se había eclipsado desde el tiempo en que la pandemia obligó al confinamiento. Hacía tiempo que su figura no se perfilaba por el paseo de la playa capitalina con sus flores. «Seguramente el obligado confinamiento le paró la inercia vital, marchitándose por no poder venir a vender sus rosas y claveles a Las Canteras, y a comerse su diario helado de Peña la Vieja o Guirlache», relata Tino Armas.

La ausencia prolongada fue el preámbulo de la confirmación de lo peor. Los vecinos de La Feria, los habituales del centro de mayores, los del vecindario de las casas sociales donde residía esta peculiar mujer de la noche capitalina, confirmaron su fallecimiento. Hace meses que fue su óbito, pero hay personas en tiempos del covid que sufren el aislamiento doble tanto en vida como en muerte.

«Nuestra noctámbula florista llevaba vendiendo sus ‘rosas del amor’ en los locales de la zona del puerto desde tiempos inmemorables. Muchos nos preguntábamos siempre que edad podría tener: en mi plena ebullición marchosa, hace más de 35 años, ya Rita estaba en su labor y ya era mayor, aunque siempre demostró una energía sobrenatural», se lee en el digital miplayadelascanteras.com. «Para venderte una flor su frase preferida era decirte si tu acompañante (amiga, colega, ligue o desconocida….) era tu novia o mujer, ella sabía perfectamente que no, automaticamente te quería encasquetar una rosa o un clavel. Alguna flor le compre al pillarme animado y en plena ‘faena’ en alguna de aquellas legendarias y desaparecidas discotecas turísticas del entorno de Las Canteras. No le gustaba nada las fotos, podía insultarte con el ‘sal pa allá c…..’ si te veía que la enfocabas».

Quienes la conocieron y trataron hablan de ella como una persona entrañable y cariñosa, a pesar de su carácter áspero cuando era contrariada en la noche. «Rita y la añorada Mami ya estarán juntas, vendiéndoles rosas y pequeños búhos a los ángeles del universo cielo», concluye Arma.

Compartir el artículo

stats