Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

PLENO SOBRE ASUNTOS SOCIALES

El tripartito garantiza la atención social y anuncia nuevas medidas para las urgencias

El gobierno municipal rechaza la declaración de emergencia que reclama la oposición para agilizar las ayudas

Carmen Luz Vargas, derecha, e Inmaculada Medina. La Provincia

La concejala de Servicios Sociales del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria, Carmen Luz Vargas, considera innecesaria la declaración de emergencia social en el municipio y garantiza la respuesta del Consistorio capitalino a la creciente demanda de la población vulnerable con la inyección de los fondos que sean necesarios, «como se ha venido haciendo» desde que se inició la pandemia.

El gobierno municipal ha utilizado este argumento para rechazar, por segunda vez en un año, que se declare la situación de emergencia que reclama la oposición para agilizar la concesión de ayudas sociales, mejorar la atención y contratar a más personal para corregir el déficit que sufre, así como conseguir más financiación procedente de otras administraciones.

El tripartito echó mano de su mayoría para rechazar una por una las cuatro propuestas presentadas por el Partido Popular (PP), Ciudadanos (Cs) y Coalición Canaria (CC), en un pleno extraordinario y urgente forzado por la oposición, que la concejala Vargas aprovechó para anunciar las nuevas medidas que pondrá en marcha este año, entre ellas un nuevo servicio de urgencias y emergencias sociales, dotado con 276.00 euros para «atender a ciudadanos que se encuentren en situación crítica y cuya atención es inaplazable».

También anunció la creación de la red de atención a personas sin hogar, aunque no aclaró cuando abrirá el servicio de baja exigencia de la Fábrica del Hielo

En palabras de Vargas, la red servirá para recabar opiniones de las ONG que trabajan en este área, con el objetivo de «poner en práctica medidas que incidan positivamente en la calidad de vida» de los sin techo. Informó de aumentos en las subvenciones a varias ONG, entre ellas Cáritas y el Banco de Alimentos.

Durante el pleno se puso en evidencia que el gasto en el área social superó el pasado año los 42 millones de euros, una cifra récord, tras la inyección de ocho millones a lo largo del ejercicio para afrontar las ayudas de emergencias con 1,7 millones más y las necesidades del servicio de ayuda a domicilio, que recibió seis millones, dos para afrontar el crecimiento de usuarios y otros cuatro para pagar parte del servicio de 2020.

No aclaró Vargas que ha pasado con el plan de choque para contratar a 71 trabajadores que anunció el concejal de Recursos Humanos Mario Regidor el pasado año para resolver la falta de personal que padecen los servicios sociales. La mayoría de los partidos de la oposición preguntó por el asunto, pero se quedó sin respuesta.

La oposición lamentó la «oportunidad perdida» para acabar con las listas de espera, acceder a más recursos de otras administraciones, al tiempo que criticó los problemas de gestión que ralentizan la maquinaria social.

«El hambre no espera»

En esta línea se manifestó la portavoz del PP, Pepa Luzardo, quien le puso un «rotundo suspenso» al alcalde porque «no se puede vivir de la propaganda y la autocomplacencia», mientras «el tiempo de espera por las ayudas roza los tres meses este año y el pasado rozó los cinco meses. El hambre no espera, señor alcalde». Su compañera de filas, la edila Rosa Viera calificó de muy grave que el Ayuntamiento «le de la espalda a las entidades de reparto, pese a que el personal de Servicios Sociales se ha quedado sin tarjeta de reparto porque están pendientes de la renovación del contrato. «En vez de ayudar a estas personas que reparten comida de forma voluntaria, les ponen palos en las ruedas», se quejó.

El Partido Popular suspende al alcalde y reclama más personal para acabar con las listas de espera

decoration

Por su parte, el portavoz de Coalición Canaria, Francis Candil, consideró inadmisible que la capital grancanaria deje de percibir cada año siete millones de euros del gobierno canario, porque no se cumple la Ley canaria de Servicios Sociales. «En los últimos tres años, el gobierno canario le ha hurtado a la ciudad más de 21 millones, que nos habrían servido para atender de manera adecuada a las personas que nos demandan ayuda». Lamentó que la falta de personal provoque que la atención sea meramente asistencial, porque los trabajadores «están totalmente desbordados, sometidos a una presión que es insostenible. ¿Qué fue de aquel plan de choque para contratar a 71 trabajadores que se anunció?». 

CC exige más financiación de la Comunidad y Cs denuncia el retraso del presupuesto

decoration

David Suárez, por su parte, criticó que se haya presupuesto para este año sólo 36, 3 millones para Servicios Sociales, seis millones menos que lo que se gastó el pasado año. Quiso aclarar que el presupuesto no aumenta este año, como ha anunciado el gobierno municipal, sino que disminuye en seis millones con respecto a 2021.

La portavoz de Ciudadanos, Lidia Cáceres, advirtió que la capital se enfrente a la «tormenta perfecta», dado que a la crisis que sufre se le añade «la falta de gestión de este ayuntamiento debido a la falta de personal y de recursos. Todo esto se traduce en el aumento de las listas de espera. Las personas vulnerables no pueden seguir esperando». Cáceres resaltó como especialmente grave que todavía no se hay iniciado la tramitación del presupuesto de este año.

El concejal no adscrito, José Guerra planteó la necesidad de poner en marcha el historial social único para agilizar los trámites y facilitar la labor a los trabajadores sociales, al tiempo que criticó la «falta de apoyo» a las entidades de reparto.

La edil no adscrita Beatriz Correas, se desmarcó de la declaración de emergencia, que a su juicio «sólo generaría alarma», aún siendo consciente de que es «necesario atender esta espiral de pobreza. El problema aquí no está en Servicios Sociales sino en la falta de personal, que alarga el tiempo de espera para recibir las ayudas».

Más personal

La concejal no adscrita Carmen Guerra aprovechó su intervención para criticar a los partidos de la oposición por no contar con los concejales no adscritos para pedir el pleno extraordinario, aunque respaldó la necesidad de declarar la emergencia social. «Necesita más personal. Su gobierno la ha dejado sola. Tiene un problema muy grave», le dijo Guerra a Carmen Luz Vargas, quien se defendió de las críticas asegurando que todas las ayudas urgentes «se atienden de manera inmediata».

Sostuvo que se han habilitado las partidas necesarias para hacer frente a la demanda, pese a que esta se ha disparado desde marzo de 2020. Asu juicio, la declaración de emergencia es innecesaria porque cada vez que se han tenido que adoptar medidas excepcionales, como la contratación urgente de tarjetas de alimentos, se han utilizado los «decretos de emergencia».

La edila rechazó también las propuesta de la oposición para dotar los presupuestos con las partidas necesarias para Servicios Sociales, «prefinanciando incluso si es preciso» algunas actuaciones mientras llegan las subvenciones de otras administraciones. «No entendemos que se solicite algo que se viene haciendo toda la vida.

El Ayuntamiento no espera a recibir el dinero para ponerlo en marcha», subrayó Vargas, quien aprovechó su intervención para hacer un balance del incremento de las ayudas desde que estalló la pandemia y anunciar las nuevas medidas de este año.

Así, resaltó que en 2021 se entregaron un total de 7.098 prestaciones económicas, 1.393 más que en 2020, y un importe de 5,8 millones. Destacó también el esfuerzo presupuestario que se ha hecho para atender el crecimiento de la demanda de ayuda a domicilio, que ya alcanza los 3.886 usuarios, 425 más que en 2020.


El alcalde ausente


Augusto Hidalgo no asistió al pleno tras dar positivo en covid-19. Lo anunció el propio alcalde a través de un twit, lo que obligó al concejal Javier Doreste a presidir la sesión plenaria. Doreste recriminó a la portavoz del Partido Popular (PP), Pepa Luzardo, por referirse en varias ocasiones a Hidalgo como «el alcalde ausente». «El alcalde, ausente en Madrid, tiene un rotundo suspenso», dijo en una ocasión. «El alcalde ausente no se ocupa ni se preocupa de los perceptores de las ayudas sociales», insistió. Doreste consideró «miserable» que la concejala utilizara la enfermedad del regidor para dar a entender otra cosa y Luzardo pretextó que se refería a su «ausencia de la gestión». Por su parte, la edila no adscrita Beatriz Correas intervino en el pleno, telemáticamente, desde la cama de un hospital, donde se halla tras sufrir una operación. | T. G. S.

Compartir el artículo

stats