Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Premios Puertos de Las Palmas: Rafael Pastor, el ‘registrador’ de los barcos canarios

Este capitán de la marina mercante, representante de España en varios organismos internacionales, llegó a las Islas en 1992 para establecer el Registro Especial de Buques

Rafael Pastor Bedoya, en la Avenida Marítima con el Puerto de Las Palmas al fondo. Jose Carlos Guerra

El grado de seguridad que ha alcanzado el transporte marítimo en las últimas décadas es fruto de una infinidad de convenios, regulaciones y acuerdos internacionales. De alcanzarlos se encargan representantes estatales como Rafael Pastor Bedoya. Llegó a Las Palmas de Gran Canaria en 1992 con el encargo de poner en marcha el Registro Especial de Buques de Canarias, aunque durante este tiempo ha hecho mucho más. Capitán marítimo de Las Palmas; vicepresidente del Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria; presidente de los Consejos de Navegación y Puerto de La Luz, Arrecife y Puerto del Rosario; miembro del Comité Consultivo de protección de los Puertos de Canarias o del Comité de Seguimiento de la Estrategia Marina de la Demarcación Canaria... La Fundación Puertos de Las Palmas ha querido reconocer su larga trayectoria relacionada con La Luz otorgándole un premio a la vida profesional en el entorno portuario que recogerá el próximo 11 de mayo.

Pastor, capitán de la marina mercante, llevaba ya trece años navegando cuando decidió dar un cambio a su rumbo profesional. La vida en el mar se hacía cada día más dura, lejos de la familia o los amigos «además de las situaciones de peligro», apostilla, por lo que en 1985 accedió a la sede madrileña de la Dirección General de la Marina Mercante tras superar unas oposiciones. Era el año en el que España pisaba el acelerador administrativo para tener los deberes hechos de cara a su entrada en la Comunidad Económica Europea (CEE), algo que ocurriría con el cambio de año, por lo que había mucho trabajo. Entre sus cometidos, las relaciones con organismos internacionales vinculados a la actividad marítima, como la Organización Marítima Internacional (OMI), la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) o la Conferencia de las Naciones Unidas para el Comercio y Desarrollo (Unctad).

«Los rescates de barcos que trascienden son los que han salido peor, de los que salen bien nadie se entera»

Rafael Pastor Bedoya - Ex capitán marítimo de Las Palmas

decoration

Fue, según rememora, un tiempo apasionante en el que conoció a fondo la administración marítima, tanto la española como la internacional. Sin embargo, el destino le tenía deparado otro cambio de rumbo, el que le trajo hasta Las Palmas de Gran Canaria. Tras la entrada en la CEE, el Estado quería impulsar un segundo registro de buques que parara la sangría que las banderas de conveniencia estaban causando en la flota española. El lugar escogido para ponerlo en marcha fue Canarias –en otros países también se encuentran en archipiélagos alejados del resto del territorio, como Portugal con Madeira o en su día Francia con Kerguelen– y el hombre que debía encargarse de hacerlo era Pastor. «Gracias al efecto del segundo registro se ha evitado que toda la flota emigre», asegura. En cualquier caso, su objetivo era mantener las banderas que aún quedaban, «no tenía vocación de atraer a barcos extranjeros», aclara. 

Traspaso de competencias

Los comienzos no resultaron sencillos. De hecho, en la relación de puestos de trabajo de Marina Mercante ni siquiera existía una plaza para el jefe del registro, por lo que accedió a la de capitán marítimo, un puesto que también se encontraba en plena transformación. La administración cambiaba en aquellos momentos de manos militares a civiles, lo que hacía necesario poner en pie la estructura del nuevo organismo. Sobre aquel traspaso de competencias, Pastor recuerda las buenas relaciones con los mandos de la Armada, que facilitaron todo el proceso: «Ya sabían que la Dirección General de la Marina Mercante había decidido sustituir la Comandancia de Marina por la Capitanía Marítima y ayudaron mucho».

Aunque algunas competencias ya estaban transferidas, hubo que completar la mudanza administrativa, encontrar una sede y conformar un grupo de funcionarios para que se hicieran cargo de las tareas habituales, como el registro de buques, su despacho, las cuestiones de seguridad... Hubo mucha rotación en la función pública durante aquellos años en los que también nacían Puertos del Estado y las autoridades portuarias. Pastor asegura que la administración del Puerto de La Luz «colaboró muchísimo» –Capitanía Marítima ha ocupado hasta hace poco tiempo parte del edificio donde se encuentra la sede de la Autoridad Portuaria– y que contó con «un equipo de gente joven y nueva en el Puerto con ganas de colaborar» durante aquel tiempo de cambios. 

«Se ha evitado que toda la flota acabe emigrando», subraya sobre la matriculación de barcos en las Islas

decoration

Una vez cerrada la etapa como capitán marítimo, Pastor decidió quedarse en el Archipiélago –«Este es un sitio estupendo para vivir», subraya– y continuó vinculado a la Capitanía como asesor técnico, un tiempo durante el que participó en operaciones como las del pesquero Oleg Naydenov, que se hundió tras un incendio, o el mercante Chesire, cuya carga de fertilizantes entró en combustión. Sobre este tipo de trabajos, asegura que es una labor de la que solo se llegan a conocer los casos problemáticos. «Los que trascienden a la opinión pública son los que han salido peor, porque de los que han salido bien nadie se entera». 

Pastor se retiró en el año 2019 tras una dilatada trayectoria marcada por el segundo registro, la Capitanía Marítima de Las Palmas y el Puerto de La Luz. Aún sigue con curiosidad las entradas y salidas de buques, aunque asegura no querer entrometerse en el quehacer diario de quienes continúan en activo. «A veces, los jubilados vuelven a su trabajo y molestan sin querer; yo procuro ir lo mínimo posible», asegura con una sonrisa. El 11 de mayo, en el acto de entrega de los Premios Puertos de Las Palmas que otorga la fundación homónima, se reencontrará, a buen seguro, con muchos de sus viejos compañeros.

Las personas y organizaciones distinguidas en los Premios Puertos de Las Palmas 2021 fueron:

  • Premio a la Iniciativa Empresarial: Vicente Boluda Fos y Yesos Canarios SA
  • Premio al Cliente Distinguido: Península Petroleum
  • Premio a la Vida Profesional en el Entorno Portuario: Jesús Alarcón Prieto, Fidel González Roscales (in memoriam), Pedro Emilio Mederos Martín, Rafael Pastor Bedoya y José Juan Ramírez Báez (in memoriam)
  • Premio Especial Institucional: Asociación de Mujeres Profesionales del Sector Marítimo y Portuario de la Costa Occidental y Centro Africana
  • Premio Socio-Cultural: Asociación Canaria de Coleccionistas Marítimos.
  • Distinción Especial: Servicios sanitarios

Compartir el artículo

stats