Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Los vecinos se reencuentran en el renacer de las fiestas de los barrios de Las Palmas de Gran Canaria

Tras la pandemia, las calles vuelven a llenarse de eventos para celebrar la vida comunal | El Ayuntamiento impulsa muchas de estas festividades

Actuación folclórica tras el pregón de las fiestas de San Roque, el sábado, 30 de julio LP/DLP

Con el parón del Covid, las fiestas se cancelaron en los barrios de la ciudad. Aunque en algunos casos, ya hacía tiempo que las calles no se engalanaban para celebrar la unión vecinal. Por eso, el Ayuntamiento capitalino se ha puesto el «empeño» de colaborar con las comisiones para el renacer de los fastos populares.

En las últimas semanas, y con la llegada del verano, muchos barrios de Las Palmas de Gran Canaria han retomado sus fiestas populares, para devolver la vida comunal a sus calles y traer de vuelta la alegría a la población residente tras los momentos difíciles de la pandemia. Detrás de ello, ha estado el impulso del Ayuntamiento capitalino, que ha querido colaborar con las asociaciones vecinales y patronatos de fiestas de la ciudad para sacar adelante sus programas de actos. Este fin de semana, varios núcleos como Zárate, San Roque, Marzagán o San Lorenzo se llenarán de savia y diversión para alejar la magua de los últimos años.

La Covid-19 provocó que esos actos de encuentro entre residentes quedaran limitados a la mínima expresión, y en muchos barrios ni siquiera habían vuelto a reunirse desde aquel día de marzo de 2020 en el que se aprobó el confinamiento de la población en todo el país. Esta inactividad ha sido muy complicada para muchas comisiones a las que les ha costado carburar de nuevo y ponerse en marcha. Y ahí entran las cinco concejalías de distrito de la capital, que han tratado de facilitar en la medida de sus posibilidades todas las gestiones para que los programas de actos salgan adelante. Así, se han celebrado con éxito los actos en lugares como Lomo Blanco, Las Mesas o Tenoya, y en próximas fechas se extenderán por otros muchos puntos de la ciudad, que vuelve a latir. 

Este viernes, concluyen las fiestas en honor a la Virgen de las Nieves en Marzagán, localidad que vibró con las festividades, que sirvió como excusa a muchos vecinos y vecinas para regresar a las calles que les vieron nacer y crecer. Loly Sosa Robaina, presidenta de la comisión de fiestas, aseguró a este periódico que se ha sorprendido con la participación que ha habido este año. «La gente tiene ganas de moverse, de salir a la calle, de volver a encontrarse con los vecinos», indicó. Y es que desde el verano de 2019, hace ya tres años, no se celebraban actos, y eso se notaba en el ánimo de la población, que estos días recibió a muchas personas que hacía muchos meses que no veían. El balance fue totalmente positivo, y el trabajo cara al próximo año es el de tratar de impulsar la renovación e implicar a la juventud en organizar el programa de eventos.

Unas acaban y otras comienzan. También este viernes por la noche se encenderán por primera vez los focos en Zárate, que vivirá una semana cargada de actos para todas las edades en sus fiestas en honor a Santa Clara de Asís. Con el pregón a cargo del concejal del distrito Vegueta-Cono Sur-Tafira, Prisco Navarro, quien creció en las calles del barrio, se dará el pistoletazo de salida. El domingo que viene todo llegará a su fin con la procesión de la Virgen por las calles engalanadas para la ocasión con alfombras.

El presidente de la comisión de fiestas, Ezequiel Hernández Suárez, indicó que están «ilusionados» con la participación de la infancia, la juventud y las personas mayores en los actos. Estos últimos porque tendrán la oportunidad de recordar esos momentos de antaño que tanta alegría despertaron. Las fiestas también rendirán homenaje a las personas que han colaborado siempre con el barrio y su desarrollo, en una gala de transformistas que tendrá lugar esta noche, y también -ya el próximo sábado- se elegirá a la corte de los festejos, con la gala de elección de la reina infantil, la reina adulta y Míster Zárate. 

Las concejalías de distrito se han «empeñado» en ayudar a las comisiones, a las que les costó carburar

decoration

Este fin de semana también seguirá el programa de actos de las fiestas en honor a San Roque, que hacía casi una década que no honraba a su patrón. Las calles del histórico risco «han renacido», en palabras de Isidro Betancor Espino, miembro de la comisión de fiestas, gracias al empuje del párroco, José Ramón, que se empeñó en recuperar los fastos, que ya tuvieron una gran acogida la tarde del pregón, a cargo de la locutora Asunción Benítez, quien se crio en este núcleo de la ciudad. «Pusimos 100 sillas y se llenaron todas, y hubo mucha gente que se quedó en los alrededores, más de la que esperábamos», puntualizó Isidro.

Prisco Navarro durante la lectura de su pregón en las fiestas de Zárate este viernes Gerardo Ojeda

Para el miembro de la comisión de fiestas de San Roque, «es una pena» cómo se están perdiendo estos eventos populares en muchos de los barrios de la ciudad, que se envejecen sin que nadie trate de impulsarlas y que recuperen el esplendor de antaño. Y que eso no se debe únicamente al parón por la Covid, sino que «viene de lejos». En el caso del risco, se contaban ya siete años de sequía festiva, por las dificultades para organizar todo y por la falta de savia nueva que cogiera el relevo.

Tanto Betancor como Hernández y Sosa agradecieron la ayuda del personal de la Concejalía de distrito para facilitarles algo de la difícil tarea de organizar un programa de actos. «Se han portado bien en cuanto a la colaboración tanto la Concejalía de Distrito, como la Policía y los servicios de Limpieza, así que este año todo ha estado muy bien organizado», comentó la presidenta de la comisión de fiestas de Marzagán.

Zárate comienza este viernes sus fastos, que siguen en San Roque; en Marzagán concluyen con un «buen balance»

decoration

En ese sentido, Prisco Navarro explicó que el Ayuntamiento se ha puesto «como empeño» el poder ir «recuperando esas fiestas populares que desde hace mucho tiempo estaban arraigadas en los barrios». Aunque saben que el ánimo no está muy elevado tras el parón de la Covid-19 y con las dificultades que entraña poner en marcha un programa de actos, los festejos tienen gran relevancia en tanto en cuanto son «una excusa más para el encuentro comunitario de un barrio». Además, favorecen que la ciudadanía trabaje conjuntamente «por un fin común». 

Navarro también defendió que las fiestas no son cosa de jóvenes o mayores, y que en cada barrio las impulsan unos u otros en búsqueda de llegar a toda la población residente. «En Zárate, por ejemplo, son los jóvenes quienes tiran del carro, como ha ocurrido en Las Mesas o en Tenoya. Pero siempre están los mayores ahí, la prueba la tenemos en San Lorenzo, donde se meten en una cocina y se ponen a trabajar intensamente para poder ayudar a la celebración de las fiestas», argumentó el concejal. Precisamente, este último pueblo se encuentra inmerso en sus fastos, de los más importantes de la ciudad, a los que pronto seguirán los de Los Dolores, en Schamann, o El Pilar, en Guanarteme.

Compartir el artículo

stats