Suscríbete La Provincia - Diario de Las Palmas

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Café y siesta al pie de la plaza de Santa Ana

El cuarto hotel de Cordial en Triana-Vegueta abre sus puertas en el corazón histórico de la capital con 20 habitaciones y bar de copas en la azotea

48

Hotel Cordial Santa Ana Juan Carlos Castro

El casco histórico de Las Palmas de Gran Canaria ha vivido un auténtico boom turístico en los últimos años. Este mes ha sumado un nuevo establecimiento a su oferta hotelera, en este caso, en una casona de la misma plaza de Santa Ana en lo que antes era la sede del Colegio de Farmacéuticos. Con este, la cadena Cordial cuenta ya con cuatro establecimientos en la zona a la espera del quinto en la calle Pérez Galdós.

A medio camino entre las Casas Consistoriales y la catedral, el número 5 de la plaza de Santa Ana destaca por su fachada repleta de azulejos y sus grandes ventanales ovalados. Tras acoger durante varias décadas la sede oficial del Colegio de Farmacéuticos de Las Palmas, la cadena Cordial acaba de abrir en este inmueble de principios del siglo XX su cuarto hotel en el casco histórico de Las Palmas de Gran Canaria. El establecimiento arranca con 20 habitaciones y un bar de copas en la azotea con inmejorables vistas a los tejados de Vegueta con los Riscos como telón de fondo.

El edificio, diseñado en 1915 por el arquitecto Fernando Navarro, es uno de los ejemplos más destacados del modernismo en Las Palmas de Gran Canaria. La huella de quienes han pasado por este inmueble sigue presente en el hotel con pequeños detalles. Nada más cruzar el «exquisito» zaguán de entrada, tal y como lo ha definido el cronista oficial de la capital, Juan José Laforet, las puertas de la recepción mantienen en la cristalera la clásica serpiente enroscada de las farmacias. Los mosaicos religiosos del interior y una vidriera de La Veneciana (1924) en la escalera recuerdan a la familia Naranjo Hermosilla, quienes vivieron en este inmueble durante buena parte del siglo XX.

«El hotel está en el corazón histórico de la ciudad, no puede estar en un sitio mejor», señala Villalobos

decoration

La reforma del inmueble, que se ha llevado a cabo a lo largo del último año, ha sido obra de los arquitectos Emilio Ferrer, Salvador Melián y Ramiro García. La interiorista Marta Tabar ha completado el trabajo en habitaciones y zonas comunes. El edificio cuenta con una protección de tipo ambiental dentro del catálogo del Plan Especial de Protección (PEP) de Vegueta-Triana, por lo que las intervenciones han sido mínimas. De esta manera, el equipo de restauradores ha diseñado un establecimiento turístico donde lo antiguo está combinado con lo nuevo. 

Calle Espíritu Santo

Las 20 habitaciones se distribuyen en tres plantas. La mayoría dan a la plaza de Santa Ana, aunque también hay varias que miran a la calle Espíritu Santo, en la trasera del edificio. Estas están conectadas mediante un ascensor panorámico que «ha quedado perfectamente integrado», explican desde la dirección. Al mirar al piso, se mantienen los suelos de madera en lo que eran las estancias de la casa, mientras que en pasillos o escalera noble predominan más las baldosas hidráulicas con motivos florales. 

Junto al zaguán hay un pequeño comedor donde se ofrece el desayuno a los huéspedes. Los grandes ventanales están al pie de la plaza de Santa Ana. Aunque, si la intención es disfrutar de vistas inmejorables, toca subir la escalera noble -cuya barandilla de madera es la original- o tomar el ascensor y acceder a la terraza. La azotea del edificio, donde se han conservado los pequeños torreones tan característicos de las casas de Vegueta de la época, cuenta con un bar de copas que abre por las tardes, también al público ajeno al hotel.

Hotel Cordial Santa Ana Juan Carlos Castro

Dada la ligera inclinación de la plaza, las vistas desde el bar quedan casi a la par del rosetón de la catedral. «Habrá una vista privilegiada del pregón del Carnaval», indican, lo mismo con el encendido navideño, el pregón de las Fiestas Fundacionales o el Don Juan Tenorio. Desde esta azotea es posible avistar buena parte de las cubiertas de Vegueta, además de las torres y torreones de iglesias y casonas sobre los tejados. Eso sí, con los riscos de San José, San Juan, San Roque y San Nicolás -vistos de izquierda a derecha- como telón de fondo.

«El hotel está en el corazón de la ciudad, en su dimensión histórica no puede estar en mejor sitio», apunta el director general de Cordial, Nicolás Villalobos. La cadena hotelera cuenta ya con cuatro hoteles en el entorno de Triana y Vegueta; a saber, Malteses, Peregrina y La Niña de Vegueta. A estos habría que añadir un quinto establecimiento, el Cordial Jardín Galdós, que estará situado en dos casonas de la calle Pérez Galdós sigue en fase de reforma. Una vez estén todos abiertos sumarán más de un centenar de habitaciones y funcionarán con servicios vinculados.

Compartir el artículo

stats