Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Envío

La Catedral, emblema y símbolo de la ciudad

Fecha de inmenso júbilo y gozo para Las Palmas de Gran Canaria fue la de ayer, 26 de noviembre, conmemoración del 144 aniversario de aquel domingo 26 de noviembre de 1871 en que el obispo, José María Urquinaona y Bidot, consagró con toda solemnidad la Catedral de Canarias bajo la protección de Santa Ana -patrona de la ciudad- cuya devoción tiene sus raíces en la piadosa leyenda introducida en el Real de Las Palmas por el conquistador Juan Rejón, al fundarla en la mañana de San Juan Bautista de 1478 y ser el propio Juan Rejón quien ordenó que se levantara una ermita a Santa Ana en lugar cercano al que hoy ocupa la Catedral. La Santa Iglesia Catedral Basílica de Canarias conmemoró ayer 144 años de su Dedicación en una celebración litúrgica que presidió monseñor Francisco Cases Andreu -quien al mismo tiempo revivió su décimo aniversario como prelado titular de la Diócesis- y cantó el Coro Nuestra Señora del Rosario de Santo Domingo, dirigido por Pepita Suárez Verona, catedrática emérita del Conservatorio Profesional de Música de Las Palmas.

Son muchos e importantes los títulos, honores y distinciones que posee nuestra Catedral. Menciono sólo algunos de ellos: agregada a la Basílica de San Juan de Letrán por Pío IX, desde 1863, siendo Obispo de Canarias don Joaquín Lluch y Garriga; en 1894, León XIII la erigió en Basílica, en pleno pontificado de Fray José Cueto y Diez de la Maza, el venerable prelado canariense -¡cuándo lo veremos en los altares!-; es Catedral Primada del Atlántico; se reconoce como la gran obra arquitectónica de Castilla fuera del territorio peninsular; está declarada Monumento Artístico Nacional y considerada el monumento histórico artístico más importante del Archipiélago, al que el Gobierno de Canarias designó también Bien de Interés Cultural y es, junto con el Paseo y Playa de las Canteras y el Distrito Vegueta-Triana, el tercer lugar más visitado de Las Palmas de Gran Canaria con coeficiente superior al 85 por ciento de turistas que se acercan a visitarla y recorrerla según documentado estudio sobre bienes culturales y rutas turístico-culturales de la Macaronesia, incluido en el proyecto Culturreg de la iniciativa comunitaria Interreg, Azores-Madeira-Canarias.

La Catedral de Canarias es emblema y símbolo de Las Palmas de Gran Canaria. Primero y más importante de las Islas Canarias por su grandiosidad, belleza e historia; conjugación de un cuerpo gótico característico del llamado estilo gótico atlántico, con algunos elementos renacentistas y otros de tradición mudéjar, y una fachada de corte neoclásico en la que perviven, se conservan y perpetúan elementos góticos. Es una obra monumental en lo técnico y en lo arquitectónico, que debe ser punto de atracción vivo y abierto, no sólo para las personas que encuentran en la Catedral la respuesta a sus vivencias religiosas, como casa madre de la piedad y devoción de la religiosidad de la Diócesis, sino también para los amantes de la Historia, el Arte y la Cultura; para investigadores de los campos universitario, científico y tecnológico; para las personas que buscan el disfrute de un nuevo turismo cultural; para trabajadores, profesionales, emprendedores y estudiosos del Patrimonio; para los ciudadanos ávidos de beneficiarse de la recuperación urbanística, social y cultural de un casco histórico de extraordinaria belleza y monumentalidad como es Vegueta; para los grancanarios que tenemos por orgullo estar en posesión de un vínculo histórico y afectivo con el pasado y un referente internacional en el ámbito del Patrimonio Cultural de la ciudad capital, Las Palmas de Gran Canaria, y de la isla de Gran Canaria.

Es grande el celo del Cabildo Catedral, que preside el deán don Antonio Nicolás Monche, como asimismo es inconmensurable la dedicación de don José Lavandera López, canónigo arcediano de Fuerteventura y director del Museo Diocesano de Arte Sacro, a los que nos unimos y apoyamos la junta directiva, socios y simpatizantes de la Asociación Amigos de la Catedral de Canarias, en la línea colaboracionista de abrir cada vez más el templo a la sociedad civil y potenciar las funciones artísticas, culturales, científicas y darlas a conocer a los ciudadanos de Gran Canaria que aún desconocen tan importante legado. La Asociación Amigos de la Catedral de Canarias colabora para que, además de principal centro del culto en la Diócesis, sede de la cátedra del Obispo y del Cabildo, la Catedral de Canarias, bajo la advocación de Santa Ana, se convierta en nexo de unión de las ilusiones de todos los grancanarios por un gran proyecto común.

Compartir el artículo

stats