Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Fernando Canellada

Azul atlántico

Fernando Canellada

Periodista

El gran país de Pere Navarro

Un gusto escuchar a Pere Navarro Olivella, director general de Tráfico, hablar de España como un «gran país», ayer, en su intervención en el Hotel Santa Catalina. Este político catalán, nacido en Olivella en 1952, es un rara avis en el panorama nacional. Tanto que ha vuelto al cargo y aparca eso de que segundas partes nunca son buenas. Sus palabras describen la realidad española mejor que algunos sesudos análisis de escuelas de negocios. Es evidente que a España no la conoce ya ni la madre que la parió, como dijo Alfonso Guerra. De aquel «adelante hombre del seiscientos, la carretera nacional es tuya» a la movilidad sostenible y segura, hay tanto cambio como del teléfono de Gila al tercer brazo de los ciudadanos, como Navarro se refirió al móvil, para entendernos, en el que acaba todo. Hasta el carné por puntos, salvavidas de oportuna aplicación.

Que no somos un país calvinista; que nos gusta la fiesta, la cerveza y el vino; y que solo reparamos un cristal del intermitente cuando nos para la Guardia Civil o tenemos que pasar la ITV. Un retrato certero que completó con las medallas de lo que distingue a España, como la fabricación de coches o la construcción de carreteras, que nos colocan en seguridad vial a la altura de Alemania. Al más alto nivel, para entendernos. Además se manifestó con el propósito de su parte de que, paso a paso, alcancemos las más altas cimas de movilidad segura y sostenible.

Tan clarividente se mostró el director general del Tráfico que más allá del coche eléctrico, según sus previsiones, y lo sabe, el futuro pasa por «transporte público, sí o sí», y, ojo al dato, por los desplazamientos a pie. En este punto Las Palmas de Gran Canaria bien vale como ejemplo. La ironía que utilizó Pere Navarro sobre la movilidad a pie es la que define este país «como en el que los peatones van por el carril bici y los patinetes y las bicicletas por las aceras». Qué claro habla este director general de Tráfico. Hasta para las bromas.

Compartir el artículo

stats