Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Medioambiente

Prohibido dejar al perro solo en casa

La próxima ley de derechos de los animales pretende acabar con el maltrato y el sacrificio

Prohibido dejar al perro solo en casa La Provincia

En España se abandona un animal de compañía cada dos minutos, según denuncian las entidades protectoras. Y muchos de ellos acaban siendo sacrificados, excepto en autonomías como Cataluña o Madrid, donde se ha prohibido específicamente. Siguiendo esta estela y con el fin de acabar con el maltrato y sacrificio animal en toda España, el Gobierno ha expuesto a consulta pública el borrador de la ley de protección y derechos de los animales. El ministerio que propone la normativa, el de Derechos Sociales, prevé llevar el anteproyecto al Consejo de Ministros en noviembre; una vez que el resto de departamentos ministeriales y las entidades interesadas hagan sus aportaciones.

El objetivo de la ley es servir de paraguas legal, dotando de «coherencia al régimen jurídico de protección de los animales y fijando un mínimo común de derechos y obligaciones» en todo el territorio, según argumenta la exposición de motivos. El anteproyecto se centra en los animales que viven en el entorno urbano y deja fuera la tauromaquia o el ámbito rural. Según alegó en una entrevista el director general de derechos de los animales, Sergio García Torres, como la regulación o prohibición de las corridas de toros es un asunto controvertido, debe ser la sociedad la que decida si hay que dar «pasos atrás» a través de una iniciativa legislativa popular.

La norma se centra por tanto en las mascotas y en los animales del entorno humano. Según los registros de las comunidades autónomas, existen más de 13 millones de animales de compañía identificados. Otros siete millones aproximadamente se encuentran fuera de control, al no estar registrados, una situación que el anteproyecto legal prevé revertir.

Curso para propietarios

Los propietarios de mascotas no podrán dejarlas en terrazas, patios o sótanos, ni en vehículos cerrados, expuestos al calor o al frío, ni atados a las puertas de un establecimiento sin supervisión presencial. El borrador legal establece además que una mascota no podrá estar sola tres días consecutivos y, en el caso de los perros, el plazo no podrá ser superior a 24 horas. Según la norma, que aún debe pasar por el Consejo de Ministros, los órganos consultivos y las Cortes, por lo que puede sufrir modificaciones, los dueños de animales de compañía deberán «mantenerlos integrados en el núcleo familiar, en buen estado de limpieza e higiene». Y, particularmente los dueños de los perros, deberán superar un curso formativo, «con el objetivo de facilitar una correcta tenencia responsable».

En cuanto al sacrificio, solo se autoriza por razones sanitarias o eutanásicas, lo que abrirá la puerta a matar animales con enfermedades incurables pero tratables o con heridas graves, según el presidente de la protectora El Refugio, Nacho Paunero, quien señala que aunque la ministra Ione Belarra ha promocionado la ley como de «sacrificio cero», en su opinión «no lo es».

La crianza

En un acto en el que expuso las líneas generales de la ley, Belarra subrayó que el Gobierno apuesta por el «abandono cero», para lo cual se incorporan medidas como la identificación obligatoria de las mascotas, sanciones o límites para la cría. Si la ley ve la luz, ningún particular podrá criar sus propias mascotas. La cría y venta solo podrá realizarse por profesionales registrados.

Esto implica que dejarán de venderse mascotas en tiendas y que se obligará a la esterilización de los animales que habitualmente vivan en espacios abiertos y puedan relacionarse con otros animales de la misma especie y distinto sexo.

Asimismo, el borrador legal prohíbe la cría de animales salvajes alóctonos, es decir, originarios de otro país, tanto terrestres como marinos, así como comerciar con ellos, en particular para la explotación de sus pieles o subproductos. Y los zoológicos o delfinarios no podrán criar ni adquirir animales nuevos, salvo aquellas especies amenazadas.

También se evita el sufrimiento animal en romerías, cabalgatas o procesiones, donde no podrán estar inmovilizados. Y se prohíben los circos con animales salvajes.

Además, para evitar el «disfrute cruel», en palabras de la ministra Belarra, se prohíbe las peleas y riñas de animales, el tiro al pichón y el tiro al tubo y usar pinchos, collares y otros similares que ahorquen o aparatos eléctricos que les causen sufrimiento.

La ley considera que ningún animal es peligroso por su raza y que los perros deben ser valorados individualmente. Por eso se elimina la lista de perros peligrosos, «sin perjuicio de que, reglamentariamente, se establezcan las condiciones en que deberían manejarse, previa realización de un estudio de sociabilidad».

García Torres considera que la ley supone un «antes y un después» en la protección animal y que situará a España «en la vanguardia europea». No obstante, en el acto de presentación de la ley, la presidenta de la Fundación para el Asesoramiento y Acción en Defensa de los Animales, Carla Cornellà, precisó que echa en falta «algunas prohibiciones», aunque, a grandes rasgos es una norma «valiente».

Compartir el artículo

stats