Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Volcán de La Palma

Solidaridad tras el fin del volcán de La Palma

770 trabajadores de Aena descuentan de sus nóminas de diciembre un total de 50.000 euros que destinan a menús navideños para las familias afectadas por la erupción

Entrega de menús navideños financiados por trabajadores de Aena.

Un total de 770 trabajadores de Aena se han descontado de sus nóminas de diciembre unos 50.000 euros que han donado a las familias afectadas por el volcán de Cumbre Vieja a través de menús navideños cocinados por los voluntarios de la ONG World Central Kitchen en La Palma. Los platos típicos palmeros como el pan de jamón venezolano o el tradicional bienmesabe se han elaborado con productos locales.

Superada la emergencia volcánica y la incertidumbre de tres meses de lava y destrucción, las acciones solidarias que se han desplegado en la isla de La Palma siguen siendo constantes, con la llegada de nuevas colaboraciones que vienen a hacer, en este caso, más llevaderas las fiestas navideñas a los afectados y a los equipos de trabajadores que siguen desempeñando su labor alrededor del suceso. Otra más de esas iniciativas es la que han impulsado 770 trabajadores de los aeropuertos españoles, que coordinados por Aeropuertos Españoles y Navegación Aérea (AENA) han conseguido reunir 50.000 euros destinados a paliar los efectos de la erupción de Tajogaite.

Aena puso de nuevo en marcha su proyecto Nómina Solidaria, esta vez bajo el título Ayuda a La Palma esta Navidad, para financiar 4.000 menús navideños que los voluntarios de World Central Kitchen en la isla se encargaron de elaborar y repartir a las familias afectadas por la erupción del volcán y el personal de emergencia que trabaja sobre el terreno.

El proyecto ‘Nómina Solidaria’ de Aena financia 4.000 comidas repartidas en La Palma

decoration

En total, estos 770 trabajadores participantes de la iniciativa, descontaron de sus nóminas de mes de diciembre los importes hasta sumar los 50.000 euros donados, permitiendo al equipo de chefs de World Central Kitchen, junto con voluntarios, elaborar platos típicos palmeros con productos locales, como el pan de jamón venezolano, bondiola asada con papas arrugadas y mojo palmero y, de postre, el tradicional bienmesabe.

El encargado de hacer entrega de lo recaudado en esta campaña solidaria fue el director del Aeropuerto de La Palma, Felipe Sánchez, quien recalcó que en esta acción solidaria participaron trabajadores de todo el país. En ese sentido, dijo que es la segunda vez que se realiza una iniciativa como esta, en la que «cada trabajador ha aportado lo que creía conveniente». Cuando se propuso la realización de una nueva iniciativa solidaria entre los trabajadores de Aena, Sánchez recalcó que «tenían claro desde el principio que esa acción tenía que venir para La Palma».

Y así fue, decidiendo realizar esta aportación para «colaborar solidariamente con las necesidades que se estaban planteando aquí en la isla de La Palma», destacó el director del aeropuerto. De esa manera, se mostró la solidaridad de la empresa pública, pero Felipe Sánchez recalca que también hay «muchos sentimientos personales», que se vinculan a la labor desarrollada y «a todas las personas a las que se va a llegar». Incide en que «eso es importante y sobre todo gratificante el poder participar en esto», añadiendo que en lo personal es importante colaborar con todas las administraciones y la población de la isla.

«En cada cajita, más allá de las elaboraciones de cada menú, va el sentimiento de cada trabajador de Aena hacia esa persona afectada», destaca el director del aeropuerto palmero, quien indica que esa solidaridad «representa la voluntad de todos estos trabajadores en colaborar con toda esta necesidad y los que más están sufriendo con esta emergencia».

Felipe Sánchez destaca también la implicación de los trabajadores del aeropuerto en el desarrollo de la emergencia, a través de sus bomberos, que «aparte del doble trabajo que tenían allí, que es la actividad normal limpiar ceniza, en sus días libres, han estado viniendo constantemente a la zona de la emergencia para colaborar con los vecinos, ayudarles, rescatar enseres de las casas o limpiar cenizas», poniendo de relieve «un compromiso muy grande con la isla». Igualmente, Sánchez destaca que resulta muy gratificante «ver como los vecinos se sobreponen a esa necesidad, a ese esfuerzo y tiran para adelante».

Sobre la importancia de la instalación aeroportuaria en este proceso eruptivo, Sánchez dijo que se trata de una instalación «esencial para el funcionamiento de la isla», trabajando en la misma para «procurar minimizar el impacto que se produjera en el aeropuerto, recuperando la operatividad cuanto antes, a la vez de mantener la seguridad en todo momento».

Esta acción solidaria realizada por los trabajadores de Aena ha tenido como destinataria a la ONG que fue fundada en el año 2010 por el cocinero español José Andrés. Su objetivo es responder de forma inmediata a las necesidades de alimentación de la población en caso de emergencia o desastre natural. Desde la erupción del Tajogaite ha cocinado y distribuido más de 100.000 comidas a los afectados de La Palma.

Los platos palmeros tradicionales los han cocinado voluntarios de la ONG del chef José Andrés

decoration

El reparto a las familias se realiza diariamente en sus domicilios a través de ocho rutas de distribución puerta a puerta. Los servicios de emergencia son abastecidos en un punto fijo en el Puesto de Mando Avanzado que, a través de un food truck, atienden 24 horas al día, siete días a la semana, con servicios de desayuno, almuerzo, cena y menús para retenes de noche. También cuentan con rutas de distribución diarias para los puestos de control del perímetro evacuado.

Uno de sus voluntarios en la isla, el también presidente de la Asociación Gastronómica de La Palma, Pablo Pais, recalca que estos están siendo meses de trabajo sin descanso, agradeciendo que sigan llegando colaboraciones de «muchas maneras», que añade que «unidas a un montón de brazos» para lograr que «en estos días también haya unos menús especiales para las familias, que intente minimizar el daño, todo el daño posible y que podamos aportar nuestro granito de arena».

En total son en torno a las 120 personas las que voluntariamente trabajan desde el primer día tanto en cocina como en la calle, permitiendo alimentar a afectados, voluntarios que trabajan en la zona de exclusión, militares y Cuerpos y Fuerzas de Seguridad. Pais destaca que «el trabajo en cocina desde el minuto uno está siendo encomiable», consiguiendo «gracias a ellos y a la labor de tanta, tanta gente, que todo salga adelante».

Sobre la duración de esta colaboración de WCK con la isla, Pais contesta que «no es nadie para responderlo», pero que en un encuentro que mantendrán esta semana con José Andrés le plantearán que la labor que desarrollan perdure, «sobre todo porque sabemos que nos toca un trabajo ahora muy complicado, que es la reconstrucción». Además, se refiere a que «hay muchas familias que podrán volver a sus casas antes o después, pero también hay otro número de familias importantes que lo han perdido todo y con unas edades complicadas». Por eso, recalca que «nuestra idea, nuestro propósito, y sé que también es así de la ONG, no es el de plegar anclas y marcharse».

Además, adelantó que durante esta semana se van a presentar una serie de iniciativas económicas «muy importantes para La Palma», en las que serán protagonistas los productores de mojo y de sal, y en general «de todo lo que tenemos la isla de La Palma», recalcó Pablo Pais.

Primer respiro de los científicos


Por primera vez en más de tres meses, ayer no se celebró la reunión diaria de técnicos y científicos para el seguimiento del volcán de La Palma, que estuvo en erupción entre el 19 de septiembre y el 13 de diciembre. Los integrantes del Plan Especial de Protección Civil y Atención de Emergencias por Riesgo Volcánico de Canarias (Pevolca) se tomaron el primer día de descanso en sus encuentros desde que el 13 de septiembre se convocase la primera reunión por el aumento de la frecuencia e intensidad de los terremotos en Cumbre Vieja. La próxima reunión del Pevolca tiene lugar hoy, aunque continúa el semáforo rojo, la situación de emergencia por erupción volcánica. Los científicos siguen trabajando en la monitorización del volcán mientras las lavas se enfrían y continúa la desgasificación de la zona afectada. Con el volcán apagado y 7.000 personas aún evacuadas, hoy empieza a estudiarse el plan de realojo en las áreas desalojadas. El Pevolca se mantienen alerta puesto que determinados parámetros, como la deformación del terreno o la sismicidad, pueden permanecer varios meses presentes una vez que se ha dado por concluido este proceso. | Efe

Compartir el artículo

stats