Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Ciencia

Nemesio Pérez critica la atribución de competencias volcánicas al IGN

La instalación del nuevo centro nacional destapa la vieja pugna sobre qué institución debe llevar la vigilancia en el Archipiélago

El volcán de La Palma, desgasificando. | | ANDRÉS GUTIÉRREZ

A la pugna entre Tenerife y La Palma por albergar la sede del nuevo Centro Vulcanológico Nacional, se ha sumado el viejo enfrentamiento sobre qué institución debe ostentar las competencias en vigilancia volcánica. Nemesio Pérez, coordinador científico del Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan) revivió el debate en una declaraciones realizadas a Efe en el que mostró sus reticencias a que el Instituto Geográfico Nacional (IGN) sea el responsable de la vigilancia volcánica, aseverando que, desde el momento en el que se cedieron las competencias, «no era el modelo a seguir».

Las rencillas entre ambas instituciones se remontan a 2004, tras la aparente crisis volcánica que vivió Tenerife en el mes de abril cuando en las inmediaciones del Teide se empezaron a sentir más terremotos de lo habitual. Durante meses se informó de movimientos sísmicos muy pequeños que, en ningún caso, llegaban a una magnitud 1. Mientras, los expertos y administraciones trataban de ponerse de acuerdo sobre si llevar a cabo medidas de emergencia o considerar que los movimientos entraban dentro de la normalidad. En junio de ese mismo año, en el Real Decreto 1476/2004 otorgó la responsabilidad de la «observación, vigilancia y comunicación de la actividad volcánica en el territorio nacional y determinación de los riesgos asociados» a la Dirección General del IGN.

El anuncio de Sánchez

Pérez se ha congratulado del anuncio del presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, sobre la instalación del Centro Nacional de Volcanología en Canarias. Pero además, el coordinador científico defendió que Involcan surgió justamente bajo esta misma nomenclatura. «Ya se determinaba en las declaraciones unánimes de las cámaras legislativas de este país desde 2005, y que dada su ubicación en Canarias, este centro se le conoce por el Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan)», continúa el coordinador científico.

Las votaciones unánimes de sus señorías apostando por la creación de este centro, y a las que hace alusión Pérez en sus declaraciones, tuvieron lugar el 2 de noviembre de 2005 en el Senado, el 11 de enero de 2006 en el Parlamento de Canarias y el 2 de diciembre de 2009 en el Congreso de los Diputados. En todas ellas se apuesta por una entidad cuya finalidad sea la de mejorar la gestión del riesgo volcánico en España, o más bien, como puntualiza Involcan en su página web, en Canarias, dado que es «la única región volcánicamente activa del territorio nacional».

El Instituto Volcanológico de Canarias (Involcan) se constituyó el 29 de junio de 2010, como entidad asociada al Instituto Tecnológico y de Energías Renovables (ITER) impulsado por el Cabildo de Tenerife. Diferentes responsables de la corporación insular y el ITER ostentan también puestos en los órganos de gobierno de Involcan.

No obstante, el grupo vulcanológico del ITER, liderado por Nemesio Pérez, tiene muchos más años de experiencia en el campo. De hecho, sus trabajos para reducir el riesgo volcánico de Canarias se remontan a 1997.

Entre otras cosas, por ejemplo, el grupo contabilizó la emisión difusa de dióxido de carbono en en El Hierro, lo que le permitió comparar las emisiones durante la erupción con los valores «normales» recogidos previamente.

A pesar de las tiranteces, la colaboración entre ambas instituciones ha sido clave para afrontar las dos últimas crisis volcánicas de las Islas y los datos recabados por ambas así como el conocimiento científico de sus trabajadores han ayudado a entender mejor el fenómeno que afectó al Archipiélago. Gracias a ambas instituciones también se ha desplegado en toda Canarias una amplia red de estaciones sísmicas y bioquímicas que permiten entender los achaques de la tierra y predecir sus consecuencias.

Pérez también ha mostrado su opinión sobre la isla que debería albergar la sede del Centro Volcanológico Nacional, motivo de contienda en los últimos días entre las instituciones de La Palma y Tenerife. El coordinador científico de Involcan se atiene, de nuevo, a aquellas declaraciones unánimes de la Cámara Alta, Baja y autonómica. «En ellas se refleja que la sede principal del Instituto Volcanológico de Canarias debe estar en Tenerife con subsedes en el resto de las islas Canarias con riesgo volcánico», destaca.

En este sentido también se ha manifestado el presidente del Cabildo insular, Pedro Martín, quien afirmó que «nadie entendería que no fuese Tenerife el lugar elegido» para albergar este centro. Adelantó en dichas declaraciones, que ya hablado de esta ubicación «desde hace meses» con el presidente canario, Ángel Víctor Torres. La isla realiza investigación permanente en este ámbito desde hace años «y el Cabildo de Tenerife dedica una importante aportación económica para estudios sobre vulcanología», tal y como resaltó Martín.

Aún no hay sede

No obstante, en el anuncio realizado en Lanzarote por el presidente canario, Ángel Víctor Torres, durante su reunión con el presidente Pedro Sánchez, no se aludió a ninguna isla en concreto como sede. Se prevé que la decisión se anuncie en los próximos días.

Esto supone que La Palma aún tiene posibilidades de convertirse en la sede del centro. Algo que, además, iría en consonancia con las reclamaciones de las fuerzas políticas de la Isla Bonita. El presidente del Cabildo de La Palma, Mariano Zapata, aseguró que la corporación insular impulsará los trámites para pedir que el Centro Vulcanológico español se ubique en la Isla Bonita. «Somos la única región con vulcanología activa del territorio nacional, por lo que La Palma debería ser la elección para albergar este centro científico», resaltó.

Desde la oposición del Cabildo insular, el grupo de Coalición Canaria también ha exigido, por medio de su portavoz Nieves Lady Barreto, la ubicación de la sede de este centro en La Palma, ya que «con tres erupciones en los últimos 72 años, la lógica avala que el centro que ha de estudiar la actividad volcánica se instale aquí».

El presidente del Cabildo palmero ha calificado la labor científica desarrollada durante la reciente erupción como «muy importante», por lo que considera esencial disponer del Centro Vulcanológico en la isla, para «estar más y mejor preparados de cara a futuras erupciones, además de fijar población en La Palma y atraer talento». Las islas más jóvenes y, por ende, con mayor riesgo de sufrir una próxima erupción volcánica, son El Hierro y La Palma. No se puede descartar, sin embargo, que un evento de estas características ocurra en otras islas, dado que hay registros de erupciones históricas recientes en islas más antiguas, como Lanzarote o Tenerife.

Compartir el artículo

stats