Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Un apasionado de la vida sana y las carreras de montaña

Isidro Rodríguez Jiménez, policía jubilado y atleta del Club Deportivo Atlefulca, falleció el pasado sábado mientras entrebaba para participar en la Transgrancanaria 2015

Un apasionado de la vida  sana y las carreras de montaña

Un apasionado de la vida sana y las carreras de montaña

El mundo del deporte teldense está de luto. La causa, la inesperada muerte de Isidro Rodríguez Jiménez, uno de sus atletas aficionados más destacados, quien perdió la vida de forma inesperada el pasado sábado mientras realizaba un entrenamiento por las cercanías de la presa de Las Niñas.

Nacido el 5 de febrero de 1955, Rodríguez Jiménez fue siempre un enamorado del mundo del atletismo. Probó primero con el asfalto, aunque luego acabaría enamorándose de la montaña. Su trayectoria profesional, sin embargo, lo llevó por otros derroteros.

Obtuvo su plaza como funcionario del Cuerpo Nacional de Policía y, antes de jubilarse, este vecino de San José de Las Longueras perteneció al Grupo de Operaciones Especiales (GOES) que tenía su sede en la Jefatura Superior de Policía de Canarias.

Retirado del cuerpo desde hace unos pocos años, Isidro entró a formar parte del club deportivo Atlefulca a finales de la pasada década. Para él solo tenían ayer buenas palabras sus compañeros, que le rindieron homenaje en su página de facebook y no dejaron ayer de aplaudir su constancia y rigor.

"Era una persona muy recta, excelente y cumplidora. Seria a la hora de dar respuesta con las cosas a las que se comprometía, probablemente producto de su formación, e implicado al máximo en las tareas organizativas", detallaba ayer Pablo Pedro Rodríguez, presidente de la entidad.

"Es una gran pérdida que nos ha cogido a todos por sorpresa. Podría haber sido un profesor estupendo de cara a generaciones venideras, tal como lo habíamos comentado en ocasiones. Siempre estaba dispuesto a echar una mano y, de hecho, tenía previsto acudir el domingo al puesto de avituallamiento que íbamos a montar en la maratón para ayudar".

Isidro falleció tras un infarto que le sobrevino mientras hacía lo que más le gustaba: practicar su deporte favorito. Al parecer, el sábado comenzó a sentirse indispuesto y sufrió de manera sorpresiva un infarto que no superó. Llevaba una vida bastante sana, pues era vegetariano y mantenía un estricto control con su alimentación. Este teldense que había participado en todas las ediciones de la Transgrancanaria deja una huella "imborrable" entre los suyos, según confesaba compungido David Cantero, vicepresidente del club.

Anoche se tenía previsto proceder a su incineración. Hoy martes la iglesia de San José de Las Longueras acogerá una misa funeral (19.30 horas) en recuerdo de su alma.

Compartir el artículo

stats