Operación turbante / Cronología

Los 31 días del 'culebrón Viera' en la UD Las Palmas: un asunto no zanjado, la sensatez de Ramírez y un activo de seis millones en la grada

La intervención urgente del presidente de la UD reconduce una situación de alta tensión entre el capitán y Pimienta

A falta de 26 jornadas y en busca de la salvación, cada minuto que pase el '21' lejos del césped devalúa su caché para una hipotética venta

El técnico patentó el "no aceptaré más preguntas" sin aclarar los motivos de la ausencia de una pieza clave en las dos últimas temporadas

Jonathan Viera, en pretemporada, en primer término. Detrás, Miguel Ángel Ramírez, Pimienta y Helguera.

Jonathan Viera, en pretemporada, en primer término. Detrás, Miguel Ángel Ramírez, Pimienta y Helguera. / LOF

Paco Cabrera

Paco Cabrera

Miguel Ángel Ramírez, el pacificador de La Milagrosa. La intervención del presidente de la UD Las Palmas, para tratar se recupera a un activo como Jonathan Viera Ramos -que cuesta a la entidad unos seis millones brutos por temporada- se traduce como un ejercicio de pura sensatez. Tener a tu mejor jugador activo en la grada, hasta como mínimo el mes de enero, es un veredicto que atenta a los intereses del club grancanario.

El 8 octubre se alzó el telón del culebrón Viera con la victoria ante el Villarreal CF en el Estadio de La Cerámica (1-2). El '21' jugó los últimos quince minutos y no ocultó su cabreo con el entrenador con un alevoso desaire durante la pausa de hidratación. Fue solo el comienzo de 31 días de divorcio con un 'plan de paz' en camino, tras el anuncio de Ramírez a nivel nacional de un nuevo escenario.

La oratoria fue contundente. Asegura que el atacante acabará la temporada. "Viera es una persona que atravesó por un problema familiar muy complicado. Lo cuento porque él mismo lo desveló, su mujer pasó una grave enfermedad y eso ha descentrado al chaval. Además, tenía una oferta de Arabia [el pasado verano de quince millones por dos años] y no se sentía un ganador nato. Entre una cosa y otra, ha estado un poco nervioso. Pero las cosas han vuelto al camino por el que tenían que ir. Tiene contrato con la UD hasta junio de 2025. Este año creo que sí acabará la temporada [hasta junio de 2024]. No debe estar pensando en salir a otro sitio o en dejar Las Palmas».

Viera abre la puerta de la sala de prensa de la Ciudad Deportiva de Barranco Seco.

Viera abre la puerta de la sala de prensa de la Ciudad Deportiva de Barranco Seco. / JOSÉ CARLOS GUERRA

Hasta final de la temporada

El pasado 11 de octubre, el propio Ramírez detalló que desconocía si Viera volvería a jugar con la UD. "No sé si Viera volverá a vestir de amarillo". Ahora, lo ve como mínimo hasta el final de esta temporada. ¿Por qué?

Van 31 días desde el último partido del mediapunta y tiene un salario de seis millones brutos

La intención de salir del atacante más glamouroso de este siglo en Las Palmas no prosperó. En este minuto, carece de ofertas sólidas para dar el gran salto a la máxima competición de la Liga de Arabia Saudí. Es que la propuesta existía el pasado julio y le ofertaron 15 millones a ganar en dos temporadas. Viera estaba listo para hacer la maleta y jugar en el paraíso de la arena, pero Ramírez y Pimienta pararon la operación. Ahí radica una de las claves de este culebrón eterno.

Viera presiona a Curbelo y a Sory Kaba, esta mañana, durante la sesión de trabajo.

Viera presiona a Curbelo y a Sory Kaba, esta mañana, durante la sesión de trabajo. / LP / DLP

La táctica del avestruz

La primera suplencia ante el Celta de Vigo (2 de octubre) llegó tras el conflictivo suceso del avión -en la previa al partido ante el Sevilla CF-. La cafetería de los 17 rebeldes. Una parte importante de la expedición perdió el vuelo a Madrid y luego fueron por chárter. Viera figuraba en ese grupo. Pimienta no tuvo piedad: "Hay otros compañeros que sí se subieron".

Lo dijo para exculpar a Rubén Fontes, delegado y responsable de la expedición. Derrota en Nervión y la primera victoria ante el Granada con el Kirianazo en el 93' -Viera ya había sido sustituido en un partido gris del Mesías-.

Desde el entorno del capitán insisten en que la comunicación con el estratega barcelonés es nula

Lo del Bernabéu fue catastrófico (2-0). Viera fue de los pocos que se escapó de la quema y fue retirado en el 70' con gestos al banquillo, como si estuviese pactado. Y llega la suplencia ante el Celta, que provoca que el '21' emerja de revulsivo con un tanto de penalti y una asistencia a Marc Cardona (97'). En Villarreal, un balón al palo y un rostro marcado por la decepción.

Jonathan Viera, ante el Sevilla, en el Sánchez Pizjuán.

Jonathan Viera, ante el Sevilla, en el Sánchez Pizjuán. / LOF

Tensiones

Tras la actuación portentosa ante el Celta avisa que se va: "Me queda poquito". Todo quedó en un amago. Tras el Estadio de La Cerámica, llegan los episodios de máxima tensión. La cancelación de un entrenamiento encendió todas las alarmas. Al siguiente día, el club amarillo anuncia la renovación de García Pimienta -hasta junio de 2025-. Viera no jugaría más. Tampoco hablaría. Ante Rayo, Almería y Atlético de Madrid no pisó el césped. "No estaba preparado", aclaran desde el entorno del jugador. La operación de su mujer, de un cáncer, le trasladó a un segundo plano. La familia pasó a un primer plano.

Los resultados de la UD, victorias ante Almería y Atlético, habían sepultado el debate. Pimienta, tras defender su posición de fuerza, aclaró que solo él toma las decisiones por el bien del escudo. Y apagó el micrófono: "No contestaré a más preguntas sobre Viera". La táctica del avestruz. Pero Ramírez hizo público el cambio de guion. Reconducir la situación para que el estratega cuente con un arma de enorme potencia. Un misil que cuesta a la entidad seis millones.

[object Object][object Object]

Los últimos quince minutos de Jonathan Viera vestido de amarillo. Participó en la victoria ante el Villarreal (1-2) con su entrada en la recta final y estrelló un balón en el palo. Queda patente el distanciamiento con Pimienta. El punto de mayor conflicto llega con la cancelación de la sesión de trabajo por parte del técnico (16 de octubre) en la Ciudad Deportiva de Barranco Seco. 

[object Object]

Una renovación sin precedentes. Pimienta amplía su contrato hasta junio de 2025 de forma sorpresiva. Sin foto del acto ni firma del nuevo contrato, el barcelonés ve refrendada su posición de fuerza de forma austera. Como un homenaje a su personalidad de perfil bajo. Es la primera ocasión, en los 18 años de mandato de Ramírez, que se amplía el vínculo contractual con un entrenador a los tres meses del inicio de la competición. El tiempo da la razón a la entidad. Va décimo tras 12 jornadas. 

[object Object]

Viera, con permiso del club, vuela a Madrid para tratarse de la cadera. Desde el Aeropuerto Adolfo Suárez toma un avión para Dubái. Pimienta es cuestionado por el polémica vuelo y el preparador rechaza pronunciarse. Un sector de la afición critica el comportamiento del capitán, que causa baja ante el Atlético de Madrid y por tercer pulso consecutivo -tampoco jugó ante el Rayo Vallecano y Almería-. Desde el club amarillo, restan importancia a la ausencia. «Forma parte de su vida privada».

[object Object]

La UD, con una actuación pletórica de García Pimienta, bate al Atlético de Madrid en una noche para el recuerdo. La madre de todas las hazañas (2-1). 37 años después, los amarillos vuelven a batir al gigante colchonero en la Isla. Viera acudió al recinto de Siete Palmas, pero luego no estuvo en el vestuario durante los festejos del quinto triunfo del curso liguero. El baño táctico de Pimienta a Simeone le corona como nuevo ídolo. Décimos en la tabla, el descenso queda a diez puntos. 

[object Object]

Con la negativa sobre la mesa de Jonathan Viera para desplazarse a Pamplona, cuando el culebrón parecía visto para sentencia, aparece la figura del conciliador Miguel Ángel Ramírez. A pesar de la complejidad del desafío, el presidente sienta las bases para la paz. Un acuerdo en el horizonte. «Empezamos otro ciclo y está mentalizado. Pimienta necesita de buenos futbolistas y Viera es un gran futbolista. Más tarde o temprano volverá a jugar».