El verano hace estragos hasta el punto de que nos dejamos llevar y nos saltamos esas dietas que nos marcamos para estar perfectos para la época estival.

Ahora, a punto de despedir esta jornada marcada por el descanso y la desconexión, muchos y muchas son las que buscan el secreto para perder todos esos kilos de más en tiempo récord. Sin embargo, hay un truco muy sencillo, tremendamente eficaz y baratísimo con el que puedes perder ese peso que has adquirido durante el verano.

A la hora de adelgazar y querer llevar una rutina más saludable, hay una máxima que debes tener muy clara y que prácticamente siempre se cumple: no existen las dietas milagros. Esto es fundamental para que empieces el tedioso proceso de adelgazar con la realidad perfectamente definida...Que luego es más fuerte el chasco que el esfuerzo.

La paciencia y el ser constante en la alimentación son dos pilares fundamentales en el camino al adelgazamiento.

Además, debes tener en cuenta que el hacer ejercicio es algo tan importante como comer bien. Y con comer bien no nos referimos a que te pases gran parte de tu día en el gimnasio corriendo sobre una cinta o máquina elíptica, ni que tengas que crearte una especie de psicosis obligándote a estar todo el día haciendo ejercicio para perder peso. Existen diferentes rutinas que puedes realizar sin salir de casa y con el que notarás increíbles resultados.

No obstante, a la hora de comenzar una rutina saludable hay un único alimento que debes quitar de tu alimentación parta poder conseguir resultados óptimos. 

Se trata del azúcar. Desterrando este producto de tu dieta conseguirás perder hasta cinco kilos en un solo mes.

¿Cuáles son los alimentos que más azúcar contienen?

En general, las bebidas azucaradas, bollería y los productos industriales. Cuidar la alimentación en las comidas más importantes del día como el desayuno se traduce en resultados sorprendentes a corto plazo.

Además, existen multitud de alimentos bajos en calorías que son un aliado fundamental para sobrellevar la dieta y emplear como snack entre comidas.

Copas de vino. LP / DLP

Adiós alcohol

También es muy importante tener claro que hay que olvidarse del alcohol. Este tipo de bebidas son junto como los refrescos las que más engordan, además que pueden conllevar problemas para la salud.

Y, aviso a navegantes... La cerveza, aunque no lo creas, es la que menos engorda mientras que los cócteles o combinados son una auténtica bomba calórica.

También es fundamental alejarse de esos "placeres" para muchos como la bollería, las palmeras de chocolate y otros dulces que por muy sabrosos que sean, solo harán que ganemos kilos.