Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Entrevista | Gustavo Matos

"No descarto presentarme para candidato del PSOE a la Presidencia"

"Los responsables de que podamos sentirnos infrarrepresentados en los cargos somos los socialistas de Tenerife", manifiesta el portavoz adjunto del Grupo Socialista en el Parlamento de Canarias

Gustavo Matos, en un instante de la entrevista.

Gustavo Matos, en un instante de la entrevista. CARSTEN W. LAURITSEN

Las elecciones autonómicas ya están a la vuelta de la esquina.

Estamos en la cuenta atrás de lo que puede ser una nueva etapa política en Canarias. Con reforma electoral o sin reforma electoral, con 60 o con 70 diputados... Creo que en la próxima legislatura habrá al fin un cambio político, y para que se produzca es necesario que Coalición Canaria no forme parte del Gobierno, o que si forma parte, que no todos los caminos pasen por Coalición Canaria.

Es decir, que la Consejería de Hacienda pasa a manos de otro partido.

Sí, o por lo menos que no sean ellos quienes decidan. Estamos a las puertas de que el PSOE sea primera fuerza en votos y diputados. Habrá un Parlamento diferente, con otra correlación de fuerzas y en el que por primera vez en 30 años será posible formar gobierno sin Coalición Canaria. Y el PSOE tiene que tener claro que ese debe ser el objetivo, y tomar las decisiones correctas para hacerlo posible.

"Tomar las decisiones correctas". ¿Sería el actual secretario general del partido en Canarias un buen candidato a la Presidencia del Gobierno?, ¿sería una decisión correcta?

Tenemos la suerte, y ahora parece que el PP se ha apuntado también a ello, de que hace tiempo resolvimos que las candidaturas las decidieran los militantes. Cuando llegue el momento habrá una terna de posibilidades, y elegirán los militantes. El secretario general se podrá presentar o no, aunque él ya ha manifestado su intención, pero de momento el proceso no se ha abierto. ¿Que el secretario general puede ser un gran candidato? Sí. ¿Que puede haber otros candidatos? También.

¿Y la bicefalia que produciría un candidato distinto del secretario general?

No es un drama que haya una bicefalia, que, además, ya se barajó en otra situación. Pero esperemos a que se abra el proceso, esperemos a que estén sobre la mesa los nombres de los candidatos y candidatas que se sientan capacitados para protagonizar ese cambio político que se va a producir en Canarias, y que los militantes decidan.

Gustavo Matos, candidato en el proceso de primarias. ¿Qué le parece?

No está ahora mismo en mi hoja de ruta, pero en política nada se puede descartar. Todavía ni siquiera hay calendario. Hay que esperar a que ese calendario esté sobre la mesa, ver lo que ocurra, ver qué hace el secretario general, cuáles son el resto de candidaturas..., y cuando ese escenario se plantee, en ese momento se tomará la decisión. Descartarse a priori no procede, y postularse tan pronto, tampoco. Ni me descarto ni me postulo, de momento. Quedan meses y lo que toca es concentrarse en la actividad parlamentaria y en ese objetivo de propiciar el cambio político en Canarias. Yo quiero estar en ese cambio, con qué dorsal todavía no lo sé. Me gustaría estar coprotagonizando ese cambio político con el papel que los militantes del Partido Socialista me quieran dar.

Afirmaba lo de candidato porque ya hay en su partido quien lo postula a usted, con todas las comillas del mundo, como posible candidato en esas primarias.

Lo sé. Soy consciente de ello porque uno habla con mucha gente, se reciben llamadas... Yo me siento halagado porque haya compañeros y compañeras que se puedan manifestar en ese sentido, pero insisto en que lo importante es el colectivo, el objetivo del cambio político, ser parte de la solución para que se produzca ese cambio y no parte del problema, y a partir de ahí, cuando se abran los procesos, ya veremos. No hay calendario de primarias, se prevén para septiembre u octubre. Así que tenemos tres o cuatro meses para abrir un diálogo sincero y honesto entre nosotros. Una vez que todo se despeje, pues me posicionaré y daré una respuesta. Pero como le comenté antes, decir desde ahora que uno no va a estar sería una temeridad, y decir que va a estar también lo sería.

¿Sería determinante en su decisión que el secretario regional, Ángel Víctor Torres, confirmara que da el paso para presentarse a las primarias?

Tendría su peso, obviamente, pero hay que esperar. Quedan meses en los que todos tendremos que formar parte de ese diálogo hacia un único objetivo: el cambio político. Hay que tomar decisiones en esa dirección, y, por tanto, la decisión del secretario general también tendrá que tomarla dentro de ese diálogo de todos.

Por cierto, las primarias más recientes han desembocado en no pocas trifulcas personales en el seno del partido en Canarias.

Las ha habido, no se lo discuto. Los procesos de primarias, a los que no estamos acostumbrados, son nuevos, y dejan abiertas heridas que hay que saber cerrar. Los que creemos en las primarias pensamos que hay unos códigos, al tratarse de elecciones entre compañeros, que debemos aprender. Hay que acostumbrarse. Unas veces se gana y otras se pierde.

Hace solo unos días que un socialista tinerfeño decía, literalmente, que la cúpula que lidera Ángel Víctor Torres no había sabido "cerrar heridas", casualmente palabras que usted acaba de emplear.

Siempre hay de parte y parte, y responsabilizar solo a una parte no es justo. Insisto: tenemos el objetivo al alcance de la mano, el objetivo de estar ante el último presidente de Coalición Canaria, Fernando Clavijo.

Aunque haya "de parte y parte", el nombramiento de Elena Máñez como nueva delegada del Gobierno en las Islas se produjo tras un pulso entre la dirección regional y el PSOE de Tenerife, la agrupación socialista más importante del Archipiélago y desde la que se ve cómo los principales cargos orgánicos los ocupan representantes de la provincia de Las Palmas. ¿Ha sido el mejor nombramiento posible?

Elena Máñez tiene un perfil excepcional para el cargo, y me parecen aciertos tanto que sea una mujer como que sea una persona muy vinculada al mundo de la igualdad. Y, además, tenemos que tener siempre una visión regionalista, elegir a las personas por sus perfiles y no por su lugar de nacimiento. No me gustan esos debates sobre los desequilibrios entre territorios a la hora de los nombramientos. Ahora bien, los socialistas de Tenerife tenemos que hacer una reflexión. No culpemos a nadie, hagamos autocrítica. Tenerife es la isla con más militantes, la que más votos aporta al PSOE en Canarias con mucha diferencia, es la isla que más diputados tiene en el grupo parlamentario..., pero, sin embargo, nuestra incapacidad para llegar a acuerdos en la propia organización de Tenerife nos debilita en el contexto regional.

Pero buena parte de la militancia tinerfeña se siente infrarrepresentada.

Si los militantes de Tenerife pueden sentir en algún momento que están infrarrepresentados en los cargos, lo que tienen que hacer los socialistas de Tenerife, en vez de buscar responsabilidades externas, es una reflexión, y una vez hecha esta reflexión, realizar un esfuerzo por aportar para la unidad.

Por tanto hay desunión en el PSOE tinerfeño. O más bien continúa la desunión casi histórica en el PSOE tinerfeño.

Decirle lo contrario sería negar la realidad. No hay unidad y no es de ahora, y esto es lo que hay que corregir, en lugar de buscar responsables fuera de Tenerife. Los principales responsables de que nos podamos sentir infrarrepresentados somos los socialistas de Tenerife. Hay que buscar esa unidad del socialismo en Tenerife, que será buena para el socialismo canario.

Entonces no está Gustavo Matos en línea con quienes piensan que se ha ninguneado a Tenerife en el reparto de cargos. Claro que usted forma parte de la dirección regional del partido.

Formo parte de la dirección regional, y no puedo decir que haya ninguneo con el nombramiento de Elena Máñez, ni mucho menos.

Pero ¿podría haber hecho algo más en pos de la unión el secretario general regional?

Insisto en que la responsabilidad es estrictamente del PSOE de Tenerife. Yo mismo tengo mis diferencias con el secretario insular, Pedro Martín, pero es mi secretario, lo respeto y me parece un alcalde y un gestor excepcionales, y está llamado, probablemente, a ocupar otras responsabilidades cuando él quiera. Se pueden tener visiones distintas en determinadas cosas, pero hay que reconocer los liderazgos.

Compartir el artículo

stats