El presidente del Gobierno de Canarias, Fernando Clavijo, anunció ayer que la energía y el reto demográfico serán las dos prioridades de esta legislatura y se mostró muy crítico con el Gobierno central ante la crisis migratoria y el retraso en las inversiones con cargo a los Presupuestos del Estado de este año 2023, hasta el punto de cuestionar el posible apoyo de Coalición Canaria (CC) a la investidura de Pedro Sánchez porque «es difícil confiar en quienes incumplen los pactos».

Clavijo intervino en el Foro Prensa Ibérica, editora de los periódicos LA PROVINCIA y EL DÍA, para abrir en nuevo curso político y en una ponencia titulada El gran reto de Canarias detalló la situación que se ha encontrado al asumir la Presidencia y los objetivos para los próximos cuatro años. No obstante, no rehuyó los temas de actualidad y expresó su «frustración» por el hecho de que la amnistía esté acaparando todos los debates en España mientras hay niños inmigrantes muriendo en alta mar. 

El presidente canario se mostró partidario de «elevar la voz» ante el Estado, como ha hecho la alcaldesa de Mogán, Onalia Bueno, y sostuvo que «no tiene sentido» que hasta seis ministerios distintos estén interviniendo en el fenómeno migratorio, con tres de los cuales el Gobierno de Canarias ni siquiera ha podido hablar todavía. 

De la «falta de respuestas» a la actual crisis migratoria, con 3.000 menores en centros de las islas, culpó a la descoordinación del actual gobierno en funciones de Pedro Sánchez, pues recordó que en la etapa del también socialista José Luis Rodríguez Zapatero se puso al frente de ese problema a la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega, que «trabajó con lealtad con todas las instituciones y se dio una respuesta digna a los que vienen huyendo del hambre, la muerte y la miseria, además de intervenir en África con programas de cooperación».  

34

Clavijo prioriza la energía y el reto demográfico en los próximos cuatro años

Conflicto competencial 

Clavijo también salió en defensa de la empresa turística Riu ante lo que considera «un abuso de poder» por parte del Ministerio de Transición Ecológica en los hoteles Oliva Beach y Tres Islas de Fuerteventura, por lo que advierte al Estado con entablar un conflicto competencial sobre las costas del Archipiélago si desde Madrid «se empeñan en llevarse por delante» esos dos establecimientos turísticos. 

«No nos gustaría llegar a los tribunales, pero si no queda más remedio lo haremos», avisó Clavijo, quien puso el caso de los hoteles de Riu en las Dunas de Corralejo como un ejemplo de las actitudes «inexplicables» del Gobierno central hacia Canarias. Al ser preguntado por la turismofobia, el presidente opinó que las quejas proceden de sectores minoritarios y sostuvo que el sector turístico «es responsable». 

«Podemos hablar -subrayó- de lo que está ocurriendo con el Oliva Beach o el Tres Islas, un buen hotel y una buena cadena, pero sobre todo de los 382 trabajadores y sus familias, afectados por el abuso de poder inentendible de la administración del Estado o de algunas personas concretas que se quieren llevara por delante un hotel con licencia y con concesiones, que le da dos millones de euros al Estado todos los años por utilizar un determinado dominio público».  

Clavijo quiso dejar claro que el Gobierno de Canarias «nunca se va a poner de partes de empresarios turísticos que incumplan la ley o que exploten a sus trabajadores, pero sí va a trabajar y a defender a un sector que tanta riqueza le ha dado a Canarias y por aquellos que están haciendo las cosas bien».

La transferencia de las competencias en Costas desde el Estado a Canarias «fue un poco de juguete», ironizó. Pese a que el Estatuto de Autonomía fue el último que se aprobó en España, y por tanto «es de última generación y salió por amplio consenso político, Clavijo denunció que la administración del Estado pretende dejar en su órbita de influencia o directamente quedarse con las decisiones estratégicas sobre lo que se puede hacer en el litoral. 

«Para eso nos dieron las competencias, somos adultos, nuestra autonomía es madura, nuestros representantes públicos y políticos saben lo que quieren, no somos más tontos que los del resto del Estado y sabemos respetar, proteger y usar nuestro litoral», manifestó el jefe del gobierno regional, quien vislumbró un nuevo enfrentamiento con Madrid por los hoteles de Riu en Fuerteventura. 

«Obviamente -subrayó- vamos a entablar un conflicto de competencias, tenemos los informes y creemos que con nuestro Estatuto de Autonomía lo que ocurre y se dice ahí es responsabilidad de Canarias; iremos de la mano juntos, el Ayuntamiento de La Oliva, el Cabildo de Fuerteventura y el Gobierno de Canarias». 

Al respecto, Clavijo se mostró  convencido que también el Parlamento de Canarias apoyará ese conflicto con el Estado, porque el Gobierno anterior de Ángel Víctor Torres defendió la legalidad de esos hoteles y las competencias de la Comunidad Autónoma. 

«Espero y deseo que el Ministerio de Transición Ecológica, en concreto la Secretaría de Estado, pueda atender lo que va a ser una decisión unánime de Canarias, sus sindicatos, patronales y todas las fuerzas políticas. Esperamos que ante eso no choquemos y tengamos que acabar en los tribunales, lo que sería absurdo porque los conflictos políticos se tienen que resolver desde la política», insistió. 

Preguntado por la posible unidad de los nacionalistas canarios, señaló que no ha sido posible pese cientos de reuniones con NC. «Si miras el panorama nacional, a los vascos y catalanes, da envidia de la gran cantidad de diputados que tienen; nosotros tuvimos cuatro, dos por cada provincia, pero sin lugar a dudas hemos tenido parte de la culpa», admitió. 

El lastre de la baja productividad, el envejecimiento y la doble insularidad 

Fernando Clavijo dibujó un futuro económico complicado para las Islas por la baja productividad, tanto en el sector público como en la empresa privada, y citó cuatro amenazas que ensombrecen aún más la recuperación tras la pandemia: el incumplimiento del Gobierno central en las inversiones contempladas en los Presupuestos Generales del Estado, pues a día de hoy faltan por trasladar a Canarias unos 770 millones de euros; la crisis migratoria, los sobrecostes por la doble insularidad, que es la causa de la divergencia económica y social entre las dos islas capitalinas y las otras seis; y por último, el envejecimiento de la población.  

Entre otros datos, Clavijo señaló que Canarias creció por encima de la media española en el primer trimestre de 2023 gracias a los turistas procedentes de Europa, alrededor del 90% del turismo llegado, pero en el segundo trimestre del año ya hay señales de desaceleración.

La previsión para 2024 es que Canarias crecerá menos que España por impacto en el consumo privado, inversión de la inflación y alza de tipos de interés, además de la moderación en la llegada de turistas extranjeros por esas mismas razones y por la mayor competencia por precios de destinos competidores del Mediterráneo. 

«Si la inestabilidad política que vive España, por las complejas negociaciones para formar nuevo gobierno y las repercusiones que tendría la solución final en la cohesión social, económica y territorial del país, impide poner en marcha las medidas que queremos para aumentar la productividad y disminuir la pobreza nos instalaríamos en el grupo de regiones europeas menos desarrolladas», explicó Clavijo. 

De momento, recordó, la Comisión Europea ya ha confirmado un mayor alejamiento de Europa, pues ha recalculado las ayudas tomando como referencia el PIB del periodo 2019.2021 y Canarias ha pasado del grupo de regiones con el 75% del PIB per cápita medio europeo (regiones en transición) al grupo del 65% (regiones menos desarrolladas), lo que incrementa en un 10% la intensidad de las ayudas a la inversión para las empresas isleñas desde el 1 de enero de 2024, pero significa que la renta per cápita de la Comunidad Autónoma podría ser inferior a 20.000 euros. 

Cuando se cumplen dos meses y medio de su toma de posesión como presidente regional, en un pacto entre CC, el Partido Popular (PP) y la Agrupación Socialista Gomera (ASG), Clavijo dijo que ante la situación que se ha encontrado tras los cuatro años de gobierno de Ángel Víctor Torres solo caben dos opciones; o quedarse «quietos» para intentar aguantar la legislatura e ir resolviendo los problemas según vayan apareciendo; o empezar a tomar las decisiones frente a los dos grandes retos.

Preguntado por las distintas realidades que perciben el anterior y el actual gobierno regional, Clavijo dijo que con lo que ocurrió en Canarias entre los años 2019 y 2023, sobre todo la pandemia y el volcán de La Palma era «imposible» que el Pacto de las Flores dejara una situación mejor que la que encontró. «Ellos quisieron establecer su relato, porque creían que electoralmente les podría beneficiar, pero en realidad fue una legislatura muy accidentada y ahora estamos un poco en la resaca de todo eso que ocurrió», concluyó.