Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La limpieza, en el ojo del huracán

Medina señala que externalizar el servicio es «lo único» que pueden hacer para sanear la ciudad

La concejala de Servicios Públicos, Inmaculada Medina

La concejala de Servicios Públicos, Inmaculada Medina La Provincia

El estado del Servicio Municipal de Limpieza fue uno de los debates más intensos entre tripartito y oposición en el transcurso del primer pleno municipal tras el parón veraniego. 

La adecuación del Órgano Especial de Administración del Servicio Municipal de Limpieza prometía ser un punto más del día dentro del pleno ordinario de septiembre del Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria -el primero después del parón veraniego-, pero tan solo supuso un aperitivo de lo que terminó siendo un debate intenso a cuenta del estado de la limpieza de la capital, con reproches de la oposición hacia la concejala de Servicios Públicos, Inmaculada Medina, quien afirmó que está «trabajando sin descanso para tener lo que está ciudad necesita» y que las medidas adoptadas hasta ahora -externalizando parte del servicio- es «lo único» que pueden hacer en base a recomendaciones del área económica del Ayuntamiento, al tiempo que les acusó de orquestar «una campaña de destrucción».

El pleno aprobó actualizar dicho órgano -a pesar de los reproches del portavoz popular, Ángel Sabroso, quien acusó al tripartito de tener «un servicio desmontado»-. El debate a cuenta de la limpieza de la ciudad volvió minutos después a un pleno que comenzó pasadas las nueve de la mañana y se alargó hasta la media tarde, y en el que hubo tiempo para una declaración institucional de apoyo con los vecinos de La Palma afectados por la erupción.

El Partido Popular presentó una moción con el objetivo de hacer una auditoría del Servicio Municipal de Limpieza, en base a los problemas que lleva arrastrando tanto la recogida de residuos sólidos como la limpieza viaria en los últimos tiempos y especialmente durante este verano ante la falta de personal. Sabroso calificó de «perversión» que el Ayuntamiento contratara sin concurso los servicios de FCC amparándose en el Estado de alarma de 2020 y que «año y medio después su situación siguiera sin regularizarse».

Medina señaló que esta contratación «no fue ningún capricho» y se debía a la crisis sanitaria que afrontaba la ciudad para poder cubrir bajas y a personal con patologías, apuntó. La concejala indicó que está ya en redacción el pliego «para cubrir los puestos durante dos años» hasta que salga el nuevo contrato de sólidos urbanos.

La concejala de Limpieza apunta que se pagarán «ahora» las facturas pendientes con FCC

decoration

El viceportavoz de CC, David Suárez, que están a la espera del resultado del Supremo de los 187 trabajadores de limpieza despedidos -quienes volvieron a manifestar, una vez más, ante las Casas Consistoriales de Santa Ana-. Lidia Cáceres, portavoz de Ciudadanos, por su parte, pidió a la concejala «buscar una solución» y, tras recordarle que «la ciudad está sucia», le instó a «que se defina, si quiere externalizar, hágalo».

Medina, en respuesta a Suárez, resaltó que las facturas pendientes con FCC se pagarán «ahora» y puntualizó que el servicio «no se ha externalizado, por eso pagamos penurias». La concejala señaló que se reunieron con los comités de empresa para «compartir tareas, pero estos dijeron que no», de ahí que tomaran la decisión, «bajo la recomendación del coordinador del área económica».

Medina resaltó que uno de los problemas de la basura en las calles es el «incivismo» de aquellos que dejan los trastos por fuera de la basura. Por otro lado, durante el pleno decayó una moción de Ciudadanos para soterrar los cubos de basura en zonas concurridas; en este caso la concejala apuntó que estos no evitarían las imágenes de los enseres que se tiran por fuera y que tienen un coste elevado de mantenimiento.

Compartir el artículo

stats