Suscríbete La Provincia - Diario de Las Palmas

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Una colección de nostalgia

La VIII Feria de coleccionismo de Vegueta reúne a apasionados por los artículos antiguos y poco comunes con 39 puestos especializados en todo tipo de objetos

VIII Feria del Coleccionismo de Vegueta

VIII Feria del Coleccionismo de Vegueta Juan Castro

Para ver este vídeo suscríbete a La Provincia - Diario de Las Palmas o inicia sesión si ya eres suscriptor.

VIII Feria del Coleccionismo de Vegueta Gretel Morales Lavandero

Hace más de dos siglos los ciudadanos ingleses utilizaban la moneda de Fernando III que ahora tiene entre sus manos Salvador Efrén Fernández. En la VIII edición de la Feria de coleccionismo de Vegueta los viandantes pasean por los 39 puestos para observar y comprar todo tipo de objetos desde muñecas, coches a escala, sellos, billetes, pines o videojuegos hasta escopetas del siglo pasado.

La Plaza de Santo Domingo acoge nuevamente la única Feria de coleccionismo de Canarias junto a la que tiene lugar en Gáldar y a la que asisten interesados desde todas las Islas para encontrar los objetos que completen sus colecciones y además tropezar con otras personas con los mismos gustos. El evento nació hace siete años en el sofá de una de las integrantes de la organización, Toñi Moscoso: "Queríamos crear un espacio para encontrarnos, al principio costó porque nadie nos conocía pero ahora va muy bien porque el boca a boca ha tenido su efecto". 

El recuerdo de la infancia es, en muchas ocasiones, el motor que comienza con la pasión por el coleccionismo. "Empecé hace 20 años a buscar en los mercadillos los coches con los que jugaba de niño y ahora tengo miles", asegura José María Marrero que explica que en su puesto a principio de la mañana ya había vendido una veintena de coches de juguete. 

Muchos coleccionistas comienzan en el mundillo por el recuerdo de los juguetes de su infancia

decoration

Fernando Miguel comenzó a coleccionar juguetes como pasatiempo y por nostalgia de su época infantil. "La gente nos suele decir a las personas que coleccionamos que tenemos demasiados juguetes pero cuando pasa el tiempo su precio se revaloriza y ahora lo retro se vende más", opina. Miguel indica que mucha gente comienza en el mundillo por el dinero que se puede sacar con la compra y venta de los artículos más exclusivos y caros

Sin embargo, el encargado de uno de los puestos de monedas y billetes, Salvador Efrén Fernández opina que cada vez menos personas se apasionan por la filatelia y la numismática, ya que compite con muchas actividades como la televisión, los videojuegos o el móvil. Vicente Boada, en su puesto de juguetes antiguos considera que con las nuevas tecnologías los más jóvenes han perdido la costumbre de jugar con muñecos físicos. "Construir una maqueta, por ejemplo, te aporta muchos beneficios de concentración y manuales, a mi siempre me atrae el recuerdo", explica.

En el caso de Alina Bot en 1998 viajó hasta Japón para comprar el primer Furby que sacaron en las tiendas, "ese día el establecimiento era una locura todo el mundo quería uno". Aunque este ejemplar lo guarda en su casa como paño en oro expone en su puesto una colección bastante amplia de este tipo de juguete inteligente. Bot comenzó a coleccionar muñecas porque nunca tuvo una en su infancia y además le gustaba coser la ropa y vestirlas. 

El espacio habitual de muchos de los coleccionistas que expusieron ayer es internet. A través de la red compran y venden los productos. Es el caso de Miguel Ángel Velázquez que en su puesto vende sus excedentes para seguir comprando otros artículos. Velázquez está especializado en las antigüedades, entre la abarrotada mesa los interesados pudieron encontrar una figura japonesa tallada en madera de principios de siglo, una vieja pistola francesa "muy poco común" e incluso un casco de la Segunda Guerra Mundial destinado a los oficiales. 

El evento es un punto de encuentro para vender y comprar los excedentes de sus colecciones

decoration

Para José Luis Ramírez la Feria es una oportunidad para vender algunos de sus productos y con los beneficios "seguir con el vicio", expresa entre risas. En su espacio vende objetos antiguos de telecomunicaciones. Su pasión comenzó al reparar este tipo de objetos de los cuales se quedaba con muchos para guardarlos. 

34

VIII Feria de coleccionismo de Vegueta Juan Carlos Castro

En la Feria también hay espacio para el arte. Hosam Eldin es profesor de Dibujo en el instituto Josefina de la Torre y quiere incentivar a sus alumnos con el ejemplo para que comiencen a realizar sus propios diseños. Sus pequeñas ilustraciones tienen como protagonistas a diferentes personajes de conocidas películas y series como Mi vecino Totoro o superhéroes. Los dibujos están realizados en papel de papiro egipcio: "La intención es combinar lo tradicional con temáticas más actuales". 

A los puestos se acercan curiosos e interesados. Un padre le enseña a sus hijas los coches a escala con los que jugaba durante su infancia mientras las niñas observan plasmadas el aspecto de ese coche que nunca han visto rodar por las carreteras. Un día de reencuentro con la nostalgia de tiempos pasados. 

Compartir el artículo

stats