Suscríbete

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Volcán de La Palma

Alertan de la creación de lahares, coladas de barro por las lluvias y acumulación de cenizas en La Palma

Se pide a la población que evite transitar por vaguadas y laderas inestables ante la previsión de fuertes precipitaciones este viernes

Personal de Aena limpia la ceniza del volcán en el aeropuerto de La Palma La Provincia

Para ver este vídeo suscríbete a La Provincia - Diario de Las Palmas o inicia sesión si ya eres suscriptor.

Personal de Aena limpia la ceniza del volcán en el aeropuerto de La Palma La Provincia

El director técnico del Pevolca, Miguel Ángel Morcuende, ha pedido este miércoles a la población que evite transitar por vaguadas y laderas inestables el próximo viernes dado que habrá lluvias intensas en toda la isla, incluido el oeste y la zona de exclusión de la erupción en La Palma.

En una rueda de presenta para dar cuenta de los acuerdos de la reunión de los comités científico y técnico, ha señalado que este jueves ya lloverá en le norte y este de la isla, y para el viernes se esperan hasta 15 litros por metro cuadrado y hora.

Por ello, y en aras de garantizar la seguridad de las personas, Morcuende ha pedido evitar lugares de riesgo por la posible aparición de escorrentías, lahares o coladas de barro y derrumbes y ha anunciado que este jueves se tomarán medidas especiales para los barrio de La Bombilla, Las Manchas y Corazoncillo, entre otros.

Morcuende, acompañado por la vulcanóloga del IGN, Carmen López, ha comentado también que sigue la tendencia a la baja del tremor volcánico y la sismicidad intermedia, mientras que las deformaciones siguen estables, tanto verticales como horizontales.

En cuanto a la calidad del aire, ha comentado que es razonablemente bueno en dióxido de azufre (SO2) salvo en El Paso y Los Llanos, donde es regular, mientras que con respecto a partículas PM10 todas las estaciones tienen buena calidad salvo la de La Grama, en Breña Alta.

No obstante, ha indicado que el viento va a soplar del este y noreste por lo que este jueves seguirán los problemas para la navegación aérea y la afección de ceniza en los municipios de Santa Cruz de La Palma, Breña Alta y Breña Baja, donde se aconseja el uso de mascarillas FPP2 y se desaconseja la práctica deportiva al aire libre.

Acerca de las coladas, ha apuntado que la mayor parte de la energía discurre por la número 4 y 7 y en dirección al tercer delta lávico que se ha formado en la costa de Tazacorte y que ya mide 5 hectáreas y se sitúa a unos 350 metros del acantilado.

Además, se han producido varios desbordamientos en los canales lávicos y aumentado el número de canales activos, que no ocupan nuevos territorios.

Respecto a las precipitaciones que se esperan en la isla, el meteorólogo de Meteored, José Miguel Viñas, ha advertido este miércoles de la creación de lahares en el oeste de La Palma por las lluvias intensas que se esperan para este jueves y el viernes en la isla y la acumulación de cenizas procedentes del volcán.

Personal de Aena limpia la ceniza del volcán en el aeropuerto de La Palma La Provincia

Este episodio de lluvias se mantendrá hasta el sábado e irá acompañado de vientos del oeste en zonas altas.

Uno de los problemas causados por la ceniza, material piroclástico cuya dimensión es menor de 2 milímetros, es su acumulación, señala en una nota Lorenzo Pasqualini, geólogo de Meteored.

Cuando se amontona por ejemplo en los tejados de las edificaciones, su peso puede causar derrumbes, y por eso es importante removerla para evitar colapsos.

Si la ceniza volcánica se mezcla con el agua de lluvia, puede convertirse en un barro que obtura los desagües de los tejados y aumenta el peso en las estructuras edificadas, aumentando el riesgo de colapso.

Este barro puede obturar las alcantarillas, y aumentar los daños en las zonas afectadas por la lluvia de ceniza, causando inundaciones.

Desprendimientos del acantilado en la llegada al mar de la lava del volcán de La Palma La Provincia

Un fenómeno más temible causado por la combinación entre lluvias y ceniza volcánica son los denominados lahares, comenta, unas coladas de barro que se producen en las laderas de un volcán, formadas por materiales piroclásticos mezclados con agua que se mueven, atraídos por la fuerza de gravedad, hacia las zonas situadas en cotas más bajas.

Este tipo de coladas de barro suele producirse cuando hay mucha acumulación de materiales piroclásticos recién expulsados en un área montañosa con pendientes pronunciadas, y cuando hay tormentas muy violentas o derretimiento repentino de glaciares.

En las laderas de los volcanes este tipo de flujos puede alcanzar velocidades muy elevadas y destruir cualquier cosa en su recorrido.

Un "terrible ejemplo" de lahar es el del 1985 en Colombia, causado por el repentino derretimiento de un glaciar en la erupción del Nevado de Ruiz, señala Pasqualini.

En Italia, durante la erupción que sepultó Pompeya en el año 79 d.C., una colada de barro de este tipo sepultó la ciudad de Ercolano.

Más de 1.088 hectáreas afectadas y 2.798 construcciones

Por otra parte, el director técnico del Pevolca, Miguel Ángel Morcuende ha actualizado los daños de la erupción señalando que la superficie afectada se estima en 1.088,84 hectáreas, 15,63 hectáreas más, y el delta lávico situado al sur se mantiene en 43,46 hectáreas.

Según Copernicus, las construcciones afectadas ascienden a unas 2.798, de las cuales 2.676 han sido dañadas en su totalidad y 122 están en peligro o en riesgo.

Asimismo, se calcula que la superficie de cultivos alcanza las 335,51 hectáreas, casi 9 más que el último día. De ellas, 206,2 corresponden a cultivos de plataneras, 60,01 a viñedos y 26,4 a aguacateros.

Ha dicho también que se mantiene el número de personas albergadas en hoteles, un total de 505, aunque hay tres ingresos nuevos en Fuencaliente (436) y tres salidas (69) en Los Llanos de Aridane mientras que el número de personas dependientes alojadas en centros sociosanitarios insulares permanece en 43.

Carmen López ha señalado que el tremor volcánico sigue a la baja, lo mismo que la emisión de dióxido de azufre, sobreestimada este miércoles entre las 1.300 y 18.000 toneladas diarias mientras que el dióxido de carbono (CO2) fluctúa entre 2.400 y 2.900 toneladas.

Compartir el artículo

stats