Un total de 21.638 trabajadores salieron de un ERTE en julio en Canarias, lo que supuso que este colectivo pasara de 70.951 a 49.313 personas, es decir, que disminuyera un 30,49 % en el último mes, cuando casi 1 de cada 3 personas que estaba en esta situación retomó la normalidad laboral.

Estos datos, que ha dado a conocer este martes el Ministerio de Trabajo sitúan a Canarias, en términos absolutos, como la tercera comunidad autónoma española con más trabajadores en ERTE, por detrás de Cataluña y Madrid, si bien lidera la proporción de empleados en esta situación respecto de su total regional.

Por tipos de ERTE, 19.353 trabajadores vinculados en Canarias a alguna de las modalidades aprobada para paliar el impacto laboral de la covid-19 dejaron en julio de estar sujetos a esta situación y regresaron a la normalidad, lo que supuso un descenso del 32,37 %, al pasarse de 59.768 a 40.416 personas afectadas por alguna de esta medida.

Los vinculados a un ERTE de fuerza mayor convencional, colectivo que ha pasado de 7.628 a 5.789 personas, descendieron en 1.839 trabajadores, un 24,10 %, mientras que los afectados por un ERTE de no fuerza mayor han bajado de 3.555 a 3.108, en 447 personas, lo que representa un descenso del 12,57 %.

Respecto a los datos de la Seguridad Social, Canarias ha perdido en el último mes 6.072 afiliados, aunque en términos interanuales ha sumado 13.298, un 1,75 % más