Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

Mercadona llega al Mercado Central con un supermercado en la planta alta

La cadena valenciana gestionará el establecimiento, que convivirá con los puestos tradicionales, tras superar a Dinosol en el trámite de concurrencia

Exterior del Mercado Central.

La empresa concesionaria del Mercado Central ha adjudicado a Mercadona la gestión de un supermercado en la planta alta del inmueble de Alcaravaneras, tras el trámite de concurrencia de ofertas que exigió el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria como requisito para autorizar una unidad alimentaria. La compañía valenciana ha obtenido la mejor puntuación global en el concurso, en el que también participó Dinosol Supermercados, con 60 puntos de 60 posibles en los aspectos económicos y 15 de 40 posibles en los técnicos, frente a 1,76 puntos económicos y 25 técnicos de la cadena canaria.

Mercadona, que a la hora de ejecutar las obras de reforma tendrá que priorizar la continuidad de la actividad habitual de los puesteros tradicionales, prevé instalar unas nuevas escaleras mecánicas para que los clientes accedan directamente a su establecimiento, y adaptará los elevadores que conectan el nivel del futuro supermercado con la planta baja y el sótano donde se ubica el aparcamiento. La nueva inquilina de la plaza de abastos también acometerá la renovación del lucernario que recorre la cubierta del inmueble y cambiará el falso techo de la galería comercial. 

La cadena valenciana de supermercados incorporará sistemas para mejorar la eficiencia energética de la tienda, tales como un mecanismo para aprovechar el aire exterior durante el proceso de refrigeración de los aparatos de aire climatizado. También instalará puertas automáticas, equipos de iluminación de bajo consumo y mecanismos de recuperación del calor.

La empresa instalará unas escaleras mecánicas para que los clientes accedan directamente

decoration

La propuesta defendida por Mercadona también abarca la eficiencia energética de un edificio diseñado en la década de 1950 y sometido desde entonces a varias rehabilitaciones integrales. La renovación de la planta alta, elaborada a partir del proyecto básico de reforma del inmueble aprobado con anterioridad, también incluye una actuación sobre la cubierta del edificio para reforzar su capacidad de aislamiento y una instalación de placas fotovoltaicas que alimentará tanto el supermercado como los puestos tradicionales de la planta baja.

La adjudicación a Mercadona de los 1.600 metros cuadrados útiles de la planta alta en concurrencia de ofertas por parte de la empresa concesionaria del Mercado Central no supone el último trámite que tendrá que superar la cadena antes de abrir el nuevo supermercado. A partir de ahora tendrá que obtener las licencias ante Comercio y Urbanismo en el Ayuntamiento de Las Palmas de Gran Canaria para poder iniciar unas obras cuya ejecución que se prevé rápida, con el objetivo de recibir a los primeros clientes en un plazo aproximado de un año.

Mercadona podrá conservar el nuevo establecimiento hasta 2047, año en el que también concluye el periodo de explotación de la sociedad que gestiona el conjunto del Mercado Central. Antes de que llegue esa fecha, las dos partes podrán revisar el acuerdo una vez cumplidos diez años desde la adjudicación.

El objetivo de esta operación es reflotar las ventas y que la cadena ejerza atraiga clientes

decoration

La cadena que dirige Juan Roig cuenta ya con una treintena larga de supermercados asentados en distintas plazas de abasto de toda España, por lo que el futuro establecimiento que abra en el Mercado Central será el primero de estas características en Gran Canaria. Y es que Mercadona lleva planeando su desembarco en las instalaciones del barrio de Alcaravaneras desde 2018. Por aquel entonces, más del 70% de los puestos de la planta alta estaban cerrados y el resto funcionaba a duras penas con la idea de cerrar en breve.

En septiembre de 2019 el Ayuntamiento capitalino dio vía libre en Junta de Gobierno a la instalación de una unidad alimentaria en el Mercado Central. Por aquel entonces, los últimos comerciantes pendientes ya habían negociado el traspaso de los puestos que regentaban. El objetivo de esta operación ha sido en todo momento reflotar las ventas, de tal manera que la cadena ejerza de atractor de clientes de la zona. Más teniendo en cuenta que los centros de la cadena valenciana más cercanos se encuentran en la calle República Dominicana -Guanarteme- y en el centro comercial La Minilla.

Ya en el verano de 2020, la concejalía de Urbanismo denegó a la plaza de abastos de Alcaravaneras la licencia para reformar la segunda planta para albergar un supermercado. La Dirección General de Edificación y Actividades alegó entonces que todavía no se había producido un concurso público y este era uno de los requisitos que la Asesoría Jurídica del Consistorio impuso a los puesteros un año antes. Finalmente, la unidad salió a concurso en septiembre; por lo que tras esta adjudicación las entidades correspondientes deberán ahora proceder a la rehabilitación pertinente de la planta alta del Mercado Central.

Compartir el artículo

stats