El plátano de Canarias, conocido por su variante amarilla y la más reciente variedad de plátano rojo, se ha embarcado en un proyecto audaz que ha dado vida al plátano azul, una nueva y sorprendente variedad que ya se cultiva en el Archipiélago.

Este emocionante proyecto que enriquece el color del mundo del plátano es fruto de la colaboración entre la Federación Agrícola de Sindicatos de Tenerife (FAST), la empresa Cultivos y Tecnología Agraria de Tenerife (CULTESA), y agricultores como Eduardo León, quien se ha convertido en el primer y único cultivador de plátanos azules en Canarias hasta la fecha. Aunque aún no se encuentra disponible en los supermercados, este innovador cultivo está en fase de prueba y pronto podremos degustar esta nueva variedad canaria.

¿Qué es el plátano azul?

A pesar de su apariencia sorprendente, el plátano azul no es una creación genéticamente modificada, sino un híbrido de dos especies de plátanos nativas del sudeste asiático: Musa balbisiana (plátano malayo) y Musa acuminata (plátano rosado). Cuando está verde, su cáscara exhibe un tono azul verdoso debido a las ceras naturales que la recubren, aunque este color tiende a desvanecerse a medida que madura, adquiriendo finalmente un aspecto similar al del plátano tradicional.

El plátano azul se destaca por su resistencia al frío, pudiendo soportar temperaturas de hasta -5ºC. Su tamaño es ligeramente más corto que el de la variedad canaria amarilla, midiendo alrededor de 16-17 cm, y su cáscara es más aterciopelada en comparación con la cáscara lisa del plátano canario.

En cuanto a sus propiedades nutricionales, el plátano azul es conocido en otros lugares como "Hawaian Ice Cream Banana" o "Ice Cream Banana" debido a su carne, que posee una consistencia cremosa y un color amarillo apagado que recuerda al helado, con un suave sabor a vainilla.

Llega una nueva variedad de plátano a Canarias que asombra a propios y extraños. LP/DLP

A pesar de sus diferencias en textura y sabor en comparación con el plátano amarillo de Canarias, su composición nutricional es similar. Por cada cien gramos, el plátano azul aporta alrededor de 105 calorías, 1.5 gramos de proteínas, 27 gramos de carbohidratos y 3 gramos de fibra. Además, es una fuente de fibra, vitamina B6, manganeso, vitamina C, cobre, potasio y magnesio. A pesar de su contenido de carbohidratos, su bajo índice glucémico lo convierte en una opción adecuada para quienes buscan evitar picos de azúcar en sangre.

El plátano azul se presenta como una fruta versátil que se puede disfrutar sola como postre o tentempié, y su piel se retira con facilidad, al igual que la del plátano amarillo. Además, es ideal para la preparación de postres como bizcochos o panacottas, especialmente cuando se combina con canela, una especia que realza su sabor a vainilla.

También se puede incorporar en licuados o batidos de leche, a menudo acompañados de una rama de canela o una pizca de esta especia espolvoreada por encima. El plátano azul promete ofrecer una experiencia culinaria única a los amantes de esta fruta tropical en Canarias y más allá.