Hacienda vigila todos los movimientos de dinero que se producen en España. La Declaración de la renta es el momento en el que todos los contribuyentes deben aclarar sus rendimiento ante la Agencia Tributaria y aunque ya haya finalizado el plazo y queden todavía unos autos meses para que vuelva a empezar una nueva campaña, Hacienda sigue vigilando. 

La Agencia Tributaria recuerda a los contribuyentes la obligatoriedad de seguir las reglas del fisco y saldar las deudas pendientes con la Administración para evitar sanciones y posibles embargos cuando no se cumpla con la normativa. Llegado el caso, Hacienda puede decidir embargar parte del sueldo de un contribuyente. 

Hacienda ha explicado los motivos por los que puede llevar a retirar parte de la nómina de un trabajador. Cabe recordar que esta decisión no es inmediata, ya que la Administración tiene la obligatoriedad de avisar con el tiempo suficiente para que el contribuyente pueda regular su situación con el fisco.

Los motivos de Hacienda para embargar el sueldo

Es importante estar al tanto de las notificaciones de Hacienda para no tener ningún susto. Entre los motivos de la Agencia Tributaria para retener parte del sueldo de un trabajador se encuentran los siguientes casos

  • Tener deudas fiscales por pagar. 
  • Incumplimiento de pagos acordados con Hacienda. 
  • Cuando exista una resolución administrativa o judicial que autorice el embargo.

Eso sí, cabe recordar que, por ley, Hacienda no puede retirar la totalidad de un sueldo, ya que en el Estatuto de los Trabajadores se recoge que desde la Agencia Tributaria no se embargará el sueldo dejándolo por debajo del Salario Mínimo Interprofesional (SMI) que en España se sitúa en 1.080 euros mensuales, por lo que no se podrá dejar el sueldo por menos de esa cantidad. 

Por otra parte, también hay que tener en cuenta otros parámetros, ya que dependiendo de las sanciones se embargará un porcentaje u otro. Una vez se haya superado el SMI, Hacienda quitará el 30% del sueldo restante a aquellos que ganen entre 1080 y 2160 euros; 50% para quienes ganen entre 2160 y 3240 euros; 60% para los que ganen entre 3240 y 4320 euros; 75% para aquellos que perciban entre 4320 y 5400 euros y 90% a los salarios superiores a 5400 euros.