Suscríbete

La Provincia - Diario de Las Palmas

Contenido exclusivo para suscriptores digitales

La ampliación del Muelle Deportivo que duplicará sus amarres, a punto de arrancar

La Autoridad Portuaria convocará la próxima semana el concurso para adjudicar su construcción y gestión durante las próximas décadas

19

Desayuno portuario José Carlos Guerra

La ampliación del Muelle Deportivo echará a endar la próxima semana. Tras un largo expediente administrativo, el Consejo de Administración de la Autoridad Portuaria tiene previsto dar vía libre a los pliegos que regirán el concurso, un procedimiento que incluye tanto las obras de construcción de la nueva marina como su gestión durante las próximas décadas. El presidente de los Puertos de Las Palmas, Luis Ibarra, avanzó la intención del organismo durante un desayuno convocado por la Asociación para el Progreso de la Dirección este martes por la mañana en Las Palmas de Gran Canaria.

Ibarra reconoció que la ampliación del Muelle Deportivo, compuesto en la actualidad por dos diques, supone un «concurso muy complicado» para el que ha sido necesario «conciliar a todos» los agentes ya presentes en la dársena de embarcaciones menores. Además de las naves atracadas, en la zona se han instalado en las últimas décadas el club marítimo Varadero, las federaciones de vela y varios establecimientos de restauración y servicios náuticos

Durante su intervención, el presidente de la Autoridad Portuaria hizo un repaso de las transformaciones experimentadas por La Luz en los casi once años transcurridos desde que accedió por primera vez al cargo y señaló los principales hitos de este tiempo. En este sentido, destacó los acuerdos alcanzados entre el Puerto y la ciudad independientemente del color político del equipo de gobierno. A través de esa colaboración ha sido posible acometer transformaciones como el cambio de usos del muelle Reina Sofía, decisión que a la postre permitió reordenar todos los tráficos portuarios en La Luz y Arinaga.

Paz en la estiba

Ibarra hizo mención también al acuerdo de la estiba alcanzado en 2015. La conflictividad llegó a poner en peligro la continuidad de Mediterranean Shipping Company (MSC) en el Puerto de Las Palmas, según señaló el presidente de la Autoridad Portuaria haciendo referencia a las dudas que surgieron en la naviera. El acuerdo, argumentó, permitió sosegar el sector y allanar el camino para el acuerdo que la compañía y La Luz suscribieron el año pasado para renovar durante 30 años la concesión de la terminal de contenedores Opcsa.

El tercer hito que ha marcado el Puerto durante la última década es, a juicio de Ibarra, «la puesta en escena de la gran terminal» levantada por Naviera Armas Trasmediterránea en la dársena de África. El presidente de los Puertos de Las Palmas, que en este punto recordó al recientemente fallecido empresario Antonio Armas, subrayó que el traslado de las operativas interinsulares permitió a La Luz «liberar mucho espacio, muchos metros cuadrados útiles» que han dado lugar a nuevas actividades en muelles como el Sanapú o Cambulloneros, a la vez que se mejoraba la calidad de los trayectos reduciendo el tiempo de tránsito por las dársenas. 

Al margen del Muelle Deportivo, Ibarra realizó un detallado repaso de las transformaciones en el Puerto de Las Palmas a lo largo de estos once años y señaló algunos de los proyectos que marcarán su futuro. El presidente de la Autoridad Portuaria sacó pecho por la capacidad de Canarias para mantener la actividad de cruceros durante los meses más complicados de la pandemia gracias a la implicación de las administraciones públicas y las navieras –«Aparecerá en los libros históricos del sector», aseguró– y celebró la próxima llegada de un gestor privado, Global Ports Canary Islands, que combina la experiencia de Global Ports, una multinacional turca propietaria de otras terminales en el mundo, con el conocimiento local que aporta grupo Sepcan-Sapcan.

Parque en el istmo

En el repaso de las transformaciones de la dársena interior, Ibarra recordó la apertura del acuario, que a su juicio facilitó la supervivencia del centro comercial El Muelle, o la ampliación de viales ejecutada en el muelle Wilson para facilitar los tránsitos de los cruceristas desde Santa Catalina. También desveló algunos detalles de la futura zona verde que ocupará el espacio que dejarán libres las naves humanitarias tras su traslado al interior de La Luz: «No va a ser el típico parque con un parquin debajo, será mayor que el Parque Romano», aseguró.

Sin salir del entorno más cercano a la ciudad, Ibarra hizo mención a la nueva sede de la Guardia Civil y al proyecto de Frisu que facilitará la recuperación de la pesca fresca en el Puerto de Las Palmas. Su puesta en marcha permitirá a la cooperativa de San Cristóbal contar con un lugar dedicado para sus descargas, que en la actualidad tienen lugar en el Muelle Deportivo ante la falta de infraestructuras adecuadas en el barrio marinero del cono sur. Además, la azotea de una de las naves acogerá «una especie de mercado de pesca» en el que se podrá adquirir el género y consumirlo in situ tras su elaboración.   

En la zona exterior, con la ampliación definitiva del Reina Sofía recepcionada días atrás, los focos se centran ahora en La Esfinge. Sobre la dársena de África, Ibarra aseguró que «la historia dirá un día que es uno de los proyectos de mayor retorno económico para una inversión europea». Para la zona están previstos proyectos que calificó como «ilusionantes». Entre ellos, la granja de pulpos de Nueva Pescanova, el almacén de vehículos de La Luz Autoport Terminal, las grandes explanadas que acogerán las operaciones logísticas relacionadas con la eólica marina flotante o la ampliación hacia el norte.En cualquier caso, el Puerto está a punto de quedar colmatado, según recordó su presidente antes de concluir: «El espacio que queda disponible no es mucho, seguramente en tres o cuatro años nos quedaremos colapsados», advirtió. 

Tres objetivos para el futuro

  • EMPLEO: paz en la estiba | A preguntas de Germán Suárez Calvo, Ibarra hizo públicos tres deseos para el futuro de La Luz. El primero, «mantener el sector de la estiba como en los últimos años», con un número limitado de trabajadores para «no volver a los errores de antaño». 
  • CONTENEDORES: La presencia de MSC | Ibarra destacó el acuerdo con la dueña de Opcsa, pero recordó que acaba de adquirir el negocio de Bolloré Logistics en África, con 16 terminales. «Nos puede venir bien o mal», advirtió.
  • REPARACIONES: Mantener la actividad | El sector «es vital para la economía portuaria», insistió Ibarra, que se mostró «orgulloso de las grandes empresas y de los talleres que les suministran».

Compartir el artículo

stats